Liga Profesional

"La verdad es que Teo Gutiérrez se portó mal siempre en ese grupo de Racing", recordó Jorge De Olivera

El ex arquero de la "Academia", actualmente en Platense, se refirió a su paso por el club de Avellaneda en el que compartió plantel con el delantero colombiano

Teo Gutiérrez, durante su paso por Racing(Fotobaires)

Teo Gutiérrez, durante su paso por Racing | Fotobaires

Jorge De Olivera es dueño de una holgada carrera en el fútbol desde que debutó en 2003 en Nueva Chicago. Quizás, su apogeo se dio entre 2009 y 2013, cuando vistió la camiseta de Racing. Allí compartió plantel con Teófilo Gutiérrez, quien parece que le dejó un mal recuerdo.

"Era un grupo sanísimo, pero la verdad es que Teo se portó mal siempre. Desde lo deportivo no puedo decir nada, pero era un pelotudo bárbaro. Desde la primera semana no lo bancó nadie, lo conocimos y le soltamos la mano, pero no dejaba de ser un compañero y dentro de la cancha había que defenderlo a muerte", reconoció.

Y apuntó: "En la primera práctica de fútbol quedó mano a mano, me eludió e hizo el gol. Se fue corriendo al banderín del córner, pegó un salto y extendió el puño. Pensamos: '¿A este qué le pasa?'. Después nos dimos cuenta de que hacía todo para él. Si hasta en el saque inicial de un partido, cuando no escuchó a la gente corear 'Teo, Teo', le preguntó a un compañero: '¿Estos por qué no gritan mi nombre?'. Flaco, jugá, hacé un gol y festejá con tus compañeros".

De Olivera y Teo, incluso, fueron dirigidos por Diego Simeone. "Hizo mucho como para que no terminara todo antes. El vestuario de Independiente debió suceder mucho antes. Contra Banfield, sinceramente pensé que se armaba el ring, que cobraba, pero no... Y se siguió superando día a día. Tuvimos un par de charlas grupales, esperando que cambiara, pero no le entraba una bala... Hasta el Cholo Simeone reconoció que se equivocó en ponerlo contra Boca, porque lo iba a colgar, eh", comentó en diálogo con "Racing de Alma".

Por último, recordó el episodio con el arma tras el clásico de Avellaneda. "Lo que menos pensábamos era que el tipo iba a sacar un arma de la mochila. Yo estaba muy cerca, le pedí que bajara eso y me puso el fierro delante mío. Se terminó todo cuando entró el de seguridad... Se dijeron muchas cosas, pero prefiero contar hasta ahí. Yo no fui el protagonista esa tarde. ¿Si el arma era de verdad? No entiendo nada de eso, pero si era una réplica estaba muy bien hecha", concluyó De Olivera.

Comentarios