Liga Profesional

"En Boca me daban una caja con chocolates y champagne", confesó el ex árbitro Claudio Martín

El ex árbitro reconoció que muchas veces recibía regalos antes de los partidos y le apuntó al Xeneize

Claudio Martín reconoció que recibió regalos antes de algunos partidos.

Claudio Martín reconoció que recibió regalos antes de algunos partidos.

Quien sigue el fútbol argentino desde hace algunos años atrás seguramente recordará al árbitro Claudio Martín. Hoy ya retirado de la profesión, no tiene problemas para repasar su etapa en el deporte y recordar algunas historias de los encuentros que dirigió.

"Nunca discutí mi autoridad con los jugadores. El árbitro es la autoridad y los jugadores son jugadores. Los roles son diferentes y cada uno debe entender su papel", señala además de agregar que "la gente siempre se acuerda de lo malo del árbitro. Si ganas un partido es a pesar del arbitraje y si perdés es por su culpa".

Martín recordó también que "me he cruzado con algunos jugadores como Michelini o Fuertes. No porque son malas personas, si no porque son jugadores que quieren ganar siempre" mientras que reconoce que sigue viendo fútbol y está atento a los arbitrajes: "En el último tiempo se han visto arbitrajes escandalosos, sobre todo en el Ascenso y el Federal".

Recordando viejas problemas con los hinchas, Martín contó también que "hoy no puedo pasar ni cerca de la cancha de Newell's. Antes si porque la gente no sabía que era hincha de Rosario Central, solo algunos periodistas. Se generan muchos problemas cuando se sabe la afición de un árbitro".

Pero además, el ex árbitro reconoció que recibió algunos regalos en la previa de los encuentros y le apuntó directamente a Boca. "Muchas veces me daban bolsas con regalos antes de un partido. En Boca me daban una caja con chocolates y champagne. Después de cobrar bastante contra Boca no apareció más la bolsa. Yo voy a dirigir un partido, no a un equipo", destacó.

Para cerrar, en diálogo con Club 947, Martín recordó uno de los peores errores que cometió dentro de la cancha. "No sé si fue el peor error que cometí, pero la mano del Chacho que no cobré en la Libertadores del 2004 entre Boca y River fue el que más me marcó. Fue un partido muy fuerte".

Comentarios