Liga Profesional

El Libertadores de América fue una caldera en la agónica victoria del Rojo

Independiente sacó adelante un partido que tenía controlado tras el 2-0. En el segundo tiempo, sintió el desgaste, Talleres lo empató y gracias a un cabezazo agónico de Nicolás Figal terminó quedándose con los tres puntos

Nicolás Figal celebra el gol agónico de Independiente ante Talleres(Fotobaires)

Nicolás Figal celebra el gol agónico de Independiente ante Talleres | Fotobaires

Independiente venció 3-2 a Talleres en un partido que tuvo todos los condimentos. El Rojo lo ganaba 2-0, el elenco cordobés lo empató en el segundo tiempo y Nicolás Figal, en tiempo de descuento, le dio el triunfo definitivo al elenco de Sebastián Beccacece. Los hinchas volvieron a mostrar su descontento por la actuación del equipo. 

Los primeros 45 minutos deben haber sido de los mejores de Independiente en los últimos tiempos. Lo ganaba 2-0 por los tantos de Cecilio Domínguez y Juan Sánchez Miño. El Rojo logró dominar a un elenco difícil, complicado, pero que mostró una cara desconocida en esa primera etapa. 

Sin embargo, en el complemento se quedó, sintió el desgaste por lo que fue el partido de Copa Argentina el último jueves, y Talleres aprovechó para llegar al empate. Primero a través de Tenaglia y luego por el tanto de Godoy. Ese 2-2 encendió la caldera en el infierno y los hinchas cuestionaron nuevamente al equipo de Beccacece. 

De todos modos, la tranquilidad la puso Nicolás Figal, que marcó en tiempo de descuento y trajo algo de paz en el medio de un clima muy caliente en Avellaneda.  

Comentarios