Selección

Cuando Argentina no pasó la primera ronda

El 12 de junio de 2002, Argentina no le pudo ganar a Suecia y se quedó afuera del Mundial Corea/Japón en primera fase. Fue el mayor fracaso de la era de Marcelo Bielsa al frente de la Selección

Por Federico Del Río

El empate entre Argentina y Suecia en el Mundial de 2002(Fotobaires)

El empate entre Argentina y Suecia en el Mundial de 2002 | Fotobaires

Las imágenes duelen de solo volver a verlas. Batistuta sentado en el banco de suplentes, con los ojos rojos, sin poder contener las lágrimas. Roberto Ayala intentando consolar a otro desconsolado como Hernán Crespo que tampoco logra entender lo que ocurrió. El abrazo entre Verón y Samuel, con caras largas. Las miradas perdidas de todos. Estaban protagonizando el peor golpe de la Selección en los últimos años. Hace exactamente 18, Argentina se quedaba afuera del Mundial de Corea/Japón en primera fase con un equipo que invitaba a soñar con llegar mucho más lejos. Y hasta el propio Marcelo Bielsa se quebró en el vestuario, según contaron tiempo después varios de los que estuvieron allí.

Pablo Cavallero; José Chamot, Walter Samuel, Mauricio Pochettino; Javier Zanetti, Matìas Almeyda, Juan Pablo Sorín, Pablo Aimar; Ariel Ortega, Gabriel Batistuta y Claudio López fueron los 11 que puso el Loco para aquel tercer partido en el que Argentina necesitaba ganar para pasar a los octavos de final. Su participación en el Mundial había arrancado con una victoria por 1-0 frente a Nigeria (gol de Bati) y luego perdió contra Inglaterra (también 1-0, gol de Beckham). Y aquella tarde en Miyagi, bien temprano en Argentina, el equipo de Bielsa no logró quebrar a los suecos y se despidió muy temprano del Mundial.

Anders Svensson fue quien le clavó el primer puñal a la Selección con un gol de tiro libre que se transformó en un disparador de cuestionamientos entre una barrera que no saltó y una volada de Cavallero que también quedó en la mira. Después del 0-1 quedaban 31 minutos en los que Argentina debía revertir el resultado si no quería armar las valijas. Bielsa justo había sacado a Batistuta para poner a Crespo y luego metió a Verón y al Kily González, en lugar de Almeyda y Sorín. La Selección buscó y buscó, pero la falta de efectividad fue una de las razones de su eliminación: recién empató gracias a Crespo, en el rebote de un penal que falló Ortega, a dos minutos del final.

El empate no alcanzaba. Suecia e Inglaterra sumaban cinco puntos, mientras Argentina se quedaba con cuatro en la tercera posición, despidiéndose anticipadamente del Mundial. Totalmente inesperado para un equipo que -al revés de lo que solía ocurrir- transitó las Eliminatorias sin problemas y había conseguido la clasificación a Corea/Japón con muchísima comodidad. Sin embargo, cuando llegó el momento, patinó en lo que era el Grupo de la Muerte de aquel Mundial y protagonizó el peor fracaso de la era Bielsa.

Que Verón no puso todo. Que Bielsa no juntó a Batistuta y Crespo. Que el PF Bonino los pasó de rosca a los jugadores... Miles de motivos y cuestionamientos surgieron después de aquella frustración del 2002 que hizo volver a la Selección a los tiempos de fracasos de los primeros años del '70. Sin embargo, más allá de esa eliminación temprana, Bielsa continuó al frente de la Selección, aunque antes del Mundial siguiente se quedó "sin energía" y no pudo tener revancha en la máxima competencia.

Comentarios