Selección

El último triunfo en Brasil, de la mano del Piojo López

El Piojo convirtió el gol con que Argentina le ganó a Brasil hace 22 años, en el Maracaná. Desde ese amistoso previo al Mundial 98, la Selección no pudo volver a ganar el clásico sudamericano como visitante

Por Federico Del Río

Era el final de una gira que había comenzado por Jerusalem para enfrentar a Israel (una cábala que había nacido después del amistoso previo a México 86 y que se siguió repitiendo antes de cada Mundial), siguió por Dublin visitando a Irlanda y finalizó en Río de Janeiro, con el desafío más bravo, el de cruzarse con Brasil en el Maracaná. La Selección que dirigía Daniel Passarella se preparaba para la Copa del Mundo de Francia y había sumado una derrota y una victoria antes del clásico sudamericano. Y allá fue a cruzarse con el último campeón y logró un triunfo que pocos imaginaban ante un equipo que contaba con Ronaldo y Romario como máximas figuras.

Germán Burgos; Nelson Vivas, Roberto Ayala, Roberto Sensini, Javier Zanetti; Diego Simeone, Matías Almeyda, Juan Sebastián Verón; Ariel Ortega; Gabriel Batistuta y Claudio López fueron los 11 que puso de entrada el Kaiser. Ellos son los protagonistas de la última victoria que Argentina consiguió frente a Brasil jugando como visitante, gracias a aquel derechazo (sí, derechazo) del Piojo López cuando quedaban seis minutos para el pitazo final. El delantero desbordó por la izquierda y llegó con el ángulo bastante cerrado para la zurda y cuando todos esperaban el pase atrás le dio con su pierna menos hábil y liquidó el partido.

No fue un encuentro fácil para el equipo de Passarella, que se destacó más por el trabajo defensivo que por el ofensivo. Vivas tuvo la tarea de marcar a Denilson y lo hizo muy bien, mientras que entre Ayala y Sensini se encargaron de controlar a Romario y Ronaldo, dos delanteros que parecían imparables. No fue una gran noche brasileña, al punto tal que sus propios hinchas terminaron aplaudiendo a los jugadores argentinos en una muestra de disconformidad con los suyos.

Después de ese amistoso que cerró la gira internacional vendrían otros tres partidos de preparación que se disputaron en Argentina (victorias frente a Bosnia, Chile y Sudáfrica) antes de viajar a Francia, donde la Selección pasó con comodidad la primera fase (les ganó a Japón, Jamaica y Croacia) y eliminó a Inglaterra -por penales- en los octavos de final. La ilusión estaba en alza, pero en los cuartos de final tuvo un minuto fatal ante Holanda: expulsión de Ortega y gol de los europeos para el 2-1 que dejó afuera a la Selección.

Mientras, el historial contra Brasil siguió acumulando empates y derrotas cada vez que le tocó pisar suelo visitante. Desde ese encuentro en 1998, el clásico sudamericano se jugó más veces  en tierras brasileñas: Argentina acumuló ocho derrotas (la última, en la Copa América del año pasado) y apenas rescató un empate 0-0 en la Eliminatorias para llegar a la Copa del Mundo 2010.

Comentarios