Selección

El primer título de la Selección de Basile

Hace 29 años, Argentina se consagró campeón de la Copa América 1991 de la mano de un equipo que enamoró a los hinchas por su juego y que tuvo la explosión goleadora de Gabriel Batistuta

Por Federico Del Río

La Copa América 91 se trataba del primer gran desafío para Alfio Basile como entrenador de la Selección Argentina. Al Coco lo habían elegido como el sucesor de Carlos Bilardo, después la vuelta olímpica en México 86 y el subcampeonato en Italia 90. No era tarea fácil encarar ese proceso siguiente y sin la presencia de Diego Maradona, quien estaba suspendido por un doping. Sin embargo, el Coco supo armar un plantel con parte de continuidad (Goycochea, Ruggeri, Caniggia) de la etapa anterior y la renovación que se esperaba. Y en esas caras nuevas encontró a las dos figuras que tuvo en Chile: Leo Rodríguez como conductor del equipo y Gabriel Batistuta como gran goleador.

Argentina ganó la Copa de punta a punta. Pero no sólo fue superior en los resultados, sino que justificó cada victoria con un fútbol vistoso, que encantó a los hinchas que rápidamente se identificaron con ese equipo ofensivo, contundente, que su primera mirada estaba puesta en el arco rival. Así la Selección sumó seis victorias y un empate que le permitieron adueñarse de la Copa después de 32 años: desde el Sudamericano 59 disputado en Buenos Aires que Argentina no era campeón.

El equipo de Basile integró el Grupo A junto con Chile, Venezuela, Paraguay y Perú, y les ganó a los cuatro. En los tres primeros encuentros ya empezó a potenciarse la dupla que formaban Caniggia y Batistuta, quien convirtió en los tres encuentros. Contra Perú, con la Selección ya clasificada a la siguiente fase, el Coco puso un equipo alternativo que mantuvo la racha y ganó 3-2 con goles de Diego Latorre, Néstor Craviotto y Claudio García. Argentina terminó primera y avanzó junto con el conjunto local a la etapa final, que sería un cuadrangular junto con Colombia y Brasil, los dos primeros del Grupo B.

El arranque de esa fase decisiva fue justo contra Brasil y en ese clásico apareció otro de los futbolistas destacados que tuvo el plantel campeón: Darío Franco. Con dos cabezazos, su especialidad, puso en ventaja a Argentina, que después tuvo el aporte infaltable de Batistuta para ganar 3-2. Fue un resultado clave para lo que vendría después. La fecha siguiente fue ante Chile, en una jornada lluviosa: el partido terminó 0-0 y la Selección quedó primera con tres unidades (todavía eran tiempos de dos puntos por partido ganado). El último encuentro, disputado el 21 de junio de 1991, fue contra los colombianos y otra vez el equipo argentino no dejó dudas. De entrada se puso en ventaja con goles de Simeone y Batistuta, y aunque en el segundo tiempo llegó el descuento, Argentina se mantuvo arriba y dio la vuelta olímpica.

Sergio Goycochea, Fabián Basualdo, Sergio Vázquez, Oscar Ruggeri, Carlos Enrique; Darío Franco, Leonardo Astrada, Diego Simeone; Leonardo Rodríguez; Claudio Caniggia y Gabriel Batistuta era la formación base del campeón. Bati, con seis tantos, se quedó con el título de goleador, superando por uno al local Iván Zamorano. Leo Rodríguez fue elegido el mejor futbolista del torneo y la foto del capitán Ruggeri levantando la Copa se transformó en uno de los momentos más recordados del ciclo Basile, más allá de que repitió la conquista en Ecuador 93.  

Comentarios