Selección

El día que Argentina pudo quedarse sin Mundial 86

Se cumplen 35 años de la clasificación agónica en las Eliminatorias: el equipo de Bilardo sufrió hasta el final contra Perú, en el Monumental, y el empate de Gareca sobre la hora le dio el pasaje a México

Por Federico Del Río

El sistema de disputa de las Eliminatorias fue cambiando con el correr de los Mundiales. En estos tiempos en que los lugares se empiezan a dirimir con dos años de anticipación suena extraño que años atrás en apenas 35 días se decidiera si una selección entraba o se quedaba afuera de la Copa del Mundo del año siguiente. Pero así fue como sucedió en 1985, cuando entre el 26 de mayo y el 30 de junio, Argentina puso en juego su presencia en México 86. Y lo que arrancó con triunfos alentadores terminó con un grito agónico para asegurarse un lugar.

La Confederación Sudamericana de Fútbol dividió a los diez países en dos grupos de tres y uno de cuatro. Los ganadores irían al Mundial directamente, mientras que los tres segundos más el tercero del grupo más nutrido irían a un repechaje por la cuarta vacante. Argentina compartió con Colombia, Venezuela y Perú. A los dos primeros les ganó de local y visitante, y en la anteúltima fecha empató con los peruanos en Lima, un encuentro recordado por la durísima marca personal que Luis Reyna le hizo a Maradona.

Esa igualdad dejó a la Selección ante la necesidad nomás de no perder contra Perú, en el Monumental, para clasificarse. En caso de una derrota, tendría que ir al repechaje en búsqueda del cuarto cupo sudamericano para el Mundial. Bilardo ya era muy cuestionado por entonces y el equipo llegó con mucha presión a esa tarde fría y lluviosa del 30 de junio de 1985, hace ya 35 años. Ubaldo Fillol; Julián Camino, Enzo Trossero, Daniel Passarella, Oscar Garré; Jorge Burruchaga, Juan Barbas, Ricardo Giusti; Diego Maradona; Pedro Pasculli y Jorge Valdano fueron los 11 que puso el Narigón para enfrentar a una selección que tenía figuras como Franco Navarro y Juan Carlos Oblitas.

Argentina se puso en ventaja rápido gracias a un gol de Pasculli que le daba tranquilidad a todos. Sin embargo, antes del final de primer tiempo Perú dio vuelta el resultado (goles de José Velázquez y Gerónimo Barbadillo) y la calma se transformó en nerviosismo. La selección que ya había dejado a la Argentina sin Mundial 70 luego de aquel partido en la Bombonera, ponía también contra las cuerdas al equipo de Bilardo. “Cuando decía que lo querían matar, no exageraba. Al Mundial había que llegar y llegamos. No importaba cómo”, recordó Ricardo Gareca, quien terminó siendo el héroe de la clasificación.

El Tigre reemplazó a Camino a los 16 minutos del segundo tiempo. El otro cambio ofensivo del Narigón fue a los 33, cuando puso a Marcelo Trobbiani por Barbas. Argentina buscaba con desesperación el gol del empate y faltando nueve para el final, apareció Passarella en el área y comenzó una escena de suspenso: bajó la pelota de pecho, sacó un derechazo que dio en el palo y la pelota empezó a recorrer la línea de gol hasta que Gareca la empujó y la Selección volvió a respirar. El empate significó el ticket a México, adonde el Tigre finalmente no fue porque Bilardo no lo incluyó en la lista de 22. Y Perú tampoco: Paraguay ganó el repechaje. Ambos -Gareca y Perú- se dieron revancha juntos con la clasificación a Rusia 2018 del equipo peruano con el argentino como técnico del equipo.

Comentarios