Selección

El amistoso con Israel que se transformó en cábala

Hace 34 años, Argentina ganó 7-2 como visitante en un partido de preparación para México 86, que se repitió en el 99, 94 y 98. En 2018 también se había programado, pero finalmente no se realizó por el conflicto social en Jerusalén

Por Federico Del Río

La previa a México 86 no fue fácil para Carlos Bilardo y la Selección Argentina. El equipo que había logrado la clasificación al Mundial agónicamente no encontraba su rumbo y los cuestionamientos al Narigón hasta lo pusieron en duda meses antes de la Copa del Mundo. En marzo, perdió un amistoso contra Francia (0-2) y en abril cayó frente a Noruega (0-1). Esos malos resultados llevaron al DT a pedirle a Grondona que no organizara más partidos de preparación contra otras selecciones. Encima, César Menotti -rival ideológico de Bilardo- aseguraba que no quería jugar en el país “porque le tiene miedo a la gente”.

Sólo hubo otro encuentro contra un equipo nacional: fue el 4 de mayo de 1986, como visitante frente a Israel. Argentina formó con Nery Pumpido; Julio Olarticoechea, Oscar Ruggeri, Daniel Passarella, Oscar Garré; Ricardo Giusti, Sergio Batista, Claudio Borghi; Diego Maradona; Jorge Burruchaga y Sergio Almirón (luego entrarían Carlos Tapia, Héctor Enrique y Pedro Pasculli). ¿El resultado? Goleada por 7-2, con un hat-trick de Almirón, doblete de Diego, uno de Borghi y el último de Tapia. Eso sí, al principio pareció que era otra tarde negra porque los de Bilardo arrancaron 2-0 arriba y en el inicio del segundo tiempo lo empató Israel. La diferencia llegó en la última media hora de juego.

Después de ese amistoso -que fue el último partido de Passarella con la celeste y blanca-, la preparación de Argentina antes del debut frente a Corea del Sur fue contra clubes. En Barranquilla, enfrentó al Junior y voló a México. Allí, en el Distrito Federal se cruzó con el América, Atlante y Neza. La historia que vino después es más que conocida. Y Bilardo, tan afecto a las cábalas, se quedó con el 7-2 grabado en su memoria. Por eso, cuatro años más tarde, antes de viajar a Italia para otro Mundial, quiso que el último amistoso de la Selección fuera en Israel

Así fue como otra vez se repitió ese encuentro, 17 días antes de cruzarse contra Camerún en el partido inaugural de la Copa del Mundo 1990. Otra vez ganó Argentina: fue 2-1 con goles de Maradona y Caniggia. La Selección de Bilardo fue subcampeona y la cábala continuó vigente. En el 94, Alfio Basile -otro reconocido cabulero- también fue a Israel antes del Mundial de Estados Unidos, aunque no fue el último amistoso porque después visitó a Croacia. Ganó 3-0, con dos tantos de Batistuta y otro de Caniggia. Y la misma costumbre siguió en el 98, cuando el equipo de Passarella perdió 2-1 (Diego Cagna hizo el gol) como visitante, aunque dos meses antes de la Copa del Mundo.

A partir de ahí se terminó con esa costumbre previa a los Mundiales. No lo hicieron Bielsa, Pekerman, Maradona ni Sabella, pero sí se intentó ya con Sampaoli como técnico, antes de viajar a Rusia. El plantel argentino había hecho base en España y tenía previsto el partido en Jerusalén antes de ir al último Mundial. Sin embargo, el conflicto social en Israel llevó a los jugadores a negarse a disputar ese partido por el que había firmado un contrato millonario. Y así, la cábala que arrancó Bilardo quedó trunca una vez más.

Comentarios