Opinión

¿Se viene el nuevo fútbol argentino?

Se pone en marcha una nueva idea de reorganización del fútbol doméstico. Espero que comience una década distinta, con proyectos sólidos y de larga duración

Por Pablo Giralt

¿Se viene el nuevo fútbol argentino?

¿Se viene el nuevo fútbol argentino?

Muchas cosas ya han cambiado en el deporte más popular de nuestro país. Recapitulemos…

Claudio Tapia será el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino hasta el 2025, esto será aprobado en la Asamblea virtual del próximo martes. Y junto con Tapia, la nueva organización del ente madre de la calle Viamonte.

Mariano Elizondo dejó de ser el presidente de la -ya desintegrada- Superliga y asumió el cargo Marcelo Tinelli. Y a su vez, se aprobó el regreso de la liga argentina -Liga De Fútbol Profesional- a la AFA. De esta manera, culmina otra etapa "experimental" y se pone en marcha una nueva idea de reorganización del fútbol doméstico.

A su vez, y luego de la reestructuración de la nueva AFA, llegará el turno de la aprobación de los nuevos torneos. Se tomó la determinación de dar por finalizada la actual temporada, es decir la Copa Superliga, con la justificada decisión de cancelar los descensos y aprobar la ampliación de los cupos de equipos en la primera división a partir del próximo certamen. Esto conlleva también, la postura dirigencial de anular los descensos por las dos próximas temporadas.

Aquí llegamos al primer punto que habrá que rever ya que los jugadores consideran -muy acertadamente- que dos años sin descensos es demasiado. Uno supone que con la cancelación de los descensos más la tregua de una temporada ya es suficiente, dos ya parece demasiado y hasta poco atractivo. 

¿Cómo se manejarán los dirigentes con las economías de sus clubes? Con la Superliga -pese a ser auditados- poco les importaba. ¿Habrá un serio compromiso al fin de hacerse cargo de las finanzas? Y por sobre todas las cosas: ¿Es posible que alguna vez sean responsables de algo tan básico y elemental como lo es el dinero que ingresa y el que sale? 

Uno debería creerles que con la idea del “Control Financiero” hay un compromiso a respetarlo, pero lamentablemente a lo largo de la historia de sus gestiones nunca ocurrió salvo contadas excepciones (a las que destacamos con mucho orgullo). Sería maravilloso que nuestras presunciones pesimistas deban ser retractadas y les aseguró que pocas veces tuve tantas ganas de estar equivocado.

Resta por resolverse un tema álgido y antipático para los dirigentes: qué hacer con los promedios. La opinión pública ha tomado nota de esta situación desde hace tiempo y su abolición ya es un paso necesario que hay que dar. 

Sólo espero que comience una década distinta; con proyectos sólidos y de larga duración. Con dirigentes comprometidos a cambiar y con la integración que merecen los jugadores de fútbol en la toma de decisiones. Se van acabando las palabras y los plazos, llega la hora que alguna vez lo utópico se convierta en realidad. 

Comentarios