Opinión

River es más campeón que Boca

Todos los títulos se festejan, pero la suma no hace mejor a uno que a otro. Aunque todavía pueden dar otra vuelta olímpica, los millonarios les sacan nítidas ventajas a los xeneizes por las formas y por el juego, por los jugadores y por el entrenador, por todo lo que pasó y por las proyecciones hacia 2022. 

Marcelo Gallardo saluda a Julián Älvarez. Dos de las grandes ventajas de River sobre Boca: un DT diferente y un futbolista distinto,
Marcelo Gallardo saluda a Julián Älvarez. Dos de las grandes ventajas de River sobre Boca: un DT diferente y un futbolista distinto,

Por Enrique Gastañaga

El derecho futbolero a la celebración no acepta discusiones. Vale que River festeje todo: el último título, la continuidad de Gallardo y el tercer aniversario del histórico 9/12/2018. Vale también que Boca festeje su Copa Argentina y cuente sus diversas conquistas del año. Sin embargo, más allá de la sumatoria de estrellas en este 2021, después de las emociones y estacionando ya en las reflexiones, River es más campeón que Boca.

Dos vueltas olímpicas dio Boca este año, una en la Copa Maradona y otra en esta Copa Argentina. Tres podría dar River si el sábado 18 supera a Colón y se queda con el Trofeo de Campeones. Por lo pronto, ya atrapó la Supercopa Argentina y la liga.

Comparar títulos no tiene demasiado sentido. ¿Los que ganó River valen más que los gozados por Boca? Boca fue campeón eliminando a River por penales. River fue campeón de la liga aplastando a Boca en el Monumental. Depende con qué camiseta se argumente.

Eso sí, River se ubica muy por encima de Boca cuando se impone la frialdad del análisis para mirar hacia atrás y hacia delante. Tamizando lo que pasó, River tuvo mucho más contenido que Boca. Resultó River un campeón para mirar, para disfrutar, con un juego imponente, dominante, arrasador. En cambio, fue Boca un campeón apretado, sufrido, desteñido.

Es real que los xeneizes debieron atravesar múltiples tormentas, pero en el camino de los millonarios también abundaron las espinas. Con una diferencia de fondo. Muchos de sus problemas Boca se los generó por errores propios. En cambio, los obstáculos de River se debieron en especial a la sucesión de lesiones de futbolistas decisivos.

Los entrenadores definen a Boca y a River. Mientras Riquelme después de ser campeón no se animó a asegurar que Battaglia continuará en 2022, Gallardo eligió seguir estando en el mundo millonario un año más. Así el Muñeco llegará a ocho temporadas y media consecutivas. River tiene a un DT distinto. El de Boca aún está formateándose.

Aunque ambos son frescos campeones, River tiene el futuro claro y Boca no. Se trata de un concepto que se extiende a los futbolistas. Si River se desarma será por alguna venta millonaria. Hasta podría sostener a Julián Álvarez. Boca, en cambio, no sabe qué hacer con Cardona y Villa, los dos jugadores considerados más desequilibrantes por Riquelme que combinan deserciones en instancias cruciales con situaciones de indisciplina.

Mirando los planteles actuales, River cuenta con una megafigura como Julián Alvarez que explotó y se transformó en imparable. También goza a muchos otros que evidenciaron un altísimo nivel. En Boca cuesta encontrar una individualidad que haya brillado.

Pensando en refuerzos de jerarquía, River se atreve a soñar con el regreso de Juanfer Quintero, quien vive multiplicando gestos con ganas de retorno ya. Mientras, Boca no sabe muy bien a quién apuntar y su mapa de incorporaciones se insinúa más que difuso. Suena Angel Romero, otro que dispara conflictos...

Al cabo, no importa la cantidad de vueltas olímpicas. Por todo lo que pasó en este 2021 y por todo lo que se insinúa para 2022, River es más campeón que Boca.

Lo más Visto