Opinión

Pipi DT y elecciones ya

San Lorenzo necesita relegitimar cuanto antes a sus dirigentes. Es que se encuentran ultra cuestionados y no está claro quién gobierna. Mientras, debería designar a un técnico con raíces cuervas, como Romagnoli. Luego, con el mapa político resuelto, sería la hora de definir un proyecto futbolístico.  
 

Por Enrique Gastañaga

El día del triunfo en las elecciones así festejaban Marcelo Tinelli y Horacio Arreceygor. Hoy no está claro quién gobierna y son cuestionados.

El día del triunfo en las elecciones así festejaban Marcelo Tinelli y Horacio Arreceygor. Hoy no está claro quién gobierna y son cuestionados.

Sufre San Lorenzo. Se desangra por culpa de un profundo vacío de conducción. No está claro quién gobierna. Tanta es la desilusión que la gente pide a gritos que se vayan todos, que no quede ni uno solo. Se trata de una crisis que hoy no se resuelve con la elección de un entrenador impactante. Cualquiera volvería a fracasar en medio de este caos. Se impone una decisión de fondo, clave para arrancar desde cero: llamado a elecciones ya.

Tanta es la bronca con la dirigencia, tantos son los tropiezos, tantos los entrenadores fallidos, tantos los refuerzos que no estuvieron a la altura, tan heterogénea suena la conducción con los regresos a escena de Marcelo Tinelli y Matías Lammens cuando parecía que ahora el timonel del club era Horacio Arreceygor, que una reorganización política se impone como punto de partida. 

En medio de semejante crisis, ya no se trata sólo de que los dirigentes se sienten, acuerden y acomoden fichas. Ahora resulta vital que los conductores del club sean relegitimados por los socios. El camino más sano parece ser el de las elecciones. Todos podrían presentarse. Ya no habría confusión institucional y el ganador tendría oxígeno y paz para decidir.

Podrían hacerlo nuevamente Marcelo Tinelli y Matías Lammens si se sintieran con posibilidades y tiempo para enfrentar una situación tan delicada. Algunas lecturas indican que los insultos de los hinchas, en realidad, representan un pedido para que hoy inviertan más horas en el club. Si los volvieran a votar, no sólo confirmarían esa interpretación sino que también recuperarían tranquilidad para gestionar. Si tanto bueno construyeron en su momento llevando al club de una de sus peores crisis a la conquista de esa Libertadores negada desde siempre, ¿por qué no creer que les pueden ratificar la confianza? Eso sí, deberían dedicarse de lleno a San Lorenzo.

Podría postularse como líder Horacio Arreceygor buscando que el voto popular lo confirme y lo fortalezca de verdad. Si ganara, ya contaría con la posibilidad de conducir a su manera. Y podría por supuesto también la oposición jugar con sus candidatos y seducir con imaginación. 

Más del 80 % de los socios había elegido a Tinelli el 14 de diciembre de 2019 para conducir a San Lorenzo hasta diciembre de 2023. Un apoyo impactante. Lógicamente no habría que tocar nada en la dirigencia cuerva, y mucho menos llamar a elecciones. Sin embargo, el presidente pidió licencia. Había quedado al frente el vice 1ª Arreceygor. Pero en las últimas horas MT y el vice 2º Lammens (con agitada actividad como ministro de Turismo y Deportes de la Nación), los más insultados, los más cuestionados, retornaron para colaborar en la búsqueda del nuevo entrenador. Todo hace demasiado ruido.

Por eso el llamado a elecciones sería la mejor determinación para aportar paz política y desde ahí construir con tranquilidad. Habrá que ver si quienes conducen se animan a exponerse ante los socios.

Mientras tanto, por supuesto, se deben tomar decisiones futbolísticas. La primera pasa por definir al entrenador, obvio. Buscar técnicos de renombre, nada garantiza. A la vista está. No existe un DT-mago. Con un plantel con los de experiencia desgastados por sus bajos rendimientos o con demasiados cumpleaños encima, lo más coherente sería designar a uno con raíces azulgranas que conozca y se anime a respaldar a los pibes, que se atreva a proponer algo más que un equipo con 5 defensores, ultradefensivo, que casi no patea al arco. Leandro Romagnoli podría ser el indicado para hacerse cargo del equipo después del clásico con Huracán. ¿Por qué no? Cuenta con espalda de ídolo, ya fue interino y conoce a los jugadores. 

Una vez aclarado el escenario político, las autoridades elegidas establecerían un proyecto futbolístico, evaluarían al 10 icónico y resolverían si lo ratifican o si van por otro técnico. Al cabo, San Lorenzo necesita a Pipi DT y elecciones ya. 

Comentarios