Opinión

No hay que sorprenderse que muchos extranjeros quieran jugar en Boca

Con sólo ver con la pasión que vive la gente cada partido en la Bombonera alcanza para querer estar ahí.  Sus hinchas son los que hacen distinto a Boca del resto. Que Maradona se haya puesto la azul y oro también cuenta. Está claro que todo eso genera envidia en el resto. Hay que entender la historia de un club que es diferente al resto en todo

Por Martín Costa

Los hinchas en la Bombonera

Los hinchas en la Bombonera

En el último tiempo muchos se sorprendieron por las declaraciones de muchos jugadores extranjeros que están en distintas partes del mundo por querer venir a jugar a Boca. No sólo se podría armar un once titular, sino también un banco de suplentes con los futbolistas que mostraron ese deseo. 

Dani Alves, Materazzi, Gatusso, Baggio, Gignac, Torreira, Felipe Melo, Cavani, Podolski y Rondón son algunos (varios lo hicieron mientras estaban en actividad) de los tantos que manifestaron sus ganas de ponerse la camiseta del equipo más importante de la Argentina. 

¿Qué les llama la atención? Es simple. Con sólo ver con la pasión que vive la gente cada partido en la Bombonera alcanza para querer estar ahí y dejarse llevar por ese griterío que solo si vive en esa cancha y en ninguna otra del mundo. Sus hinchas son los que hacen distinto a Boca del resto. Y además esta la mística de la Bombonera, que para cualquier jugador del mundo jugar ahí es una experiencia que no quiere dejar de vivir. 

Que Maradona, el mejor de todos los tiempos, se haya puesto la de Boca también cuenta a la hora de ver porque se quieren poner la azul y oro. 


Está claro que todo eso genera envidia en el resto. No hay testimonios de otros jugadores de querer jugar en otros equipos de nuestro país. Boca también consiguió en el tiempo vencer a potencias como el Real Madrid o el Milan, algo que el resto ni cerca estuvo y eso es sobre todo en Europa motivo de admiración. 

No hay que sorprenderse más. Hay que entender la historia de un club que es diferente al resto en todo. Solo eso.

Comentarios