Opinión

Messi - Riquelme, una relación con Lado B

El 2008 fue un año de quiebre entre la Selección y Román, quien siempre sospechó que hubo una conspiración de un grupo de jugadores que integraba Leo en contra de Basile. Por eso renunció a la Selección de Maradona. Nunca lo dijo, tampoco lo desmintió. Se perdieron la posibilidad de jugar juntos muchos más partidos, y en especial el Mundial 2010.
 

Por Enrique Gastañaga

Messi y Román, compañeros en los Juegos Olímpicos

Messi y Román, compañeros en los Juegos Olímpicos

El mismo día de cumpleaños… Barcelona, la Selección, las fantasías, el talento, el 10, la Copa América 2007 inolvidable hasta la final, el oro olímpico en 2008… Aquel simpático momento con Riquelme remarcándole con una sonrisa a un Messi todavía con rostro casi de adolescente: “Decí que sí, que podemos jugar juntos…”. Román, su hijo Agustín y la visita relajada a Leo en el vestuario del Camp Nou hace poco tiempo, después de un partido… Riquelme y el deseo de que Messi participe en el partido-despedida que proyecta… Las palabras públicas que suelen cruzar con elogios mutuos… 

Son demasiados los puentes que unen a Messi con Riquelme, aunque siempre con la pena de que no hayan jugado mucho más tiempo juntos con la camiseta celeste y blanca. Y no fue así porque en la relación entre ambos también hay un Lado B marcado por los grises.

El ruido entre Messi y Riquelme, más que nada, arrancó en 2008. Argentina era dirigida por Alfio Basile y recorría las Eliminatorias navegando por aguas turbulentas. En un partido contra Ecuador, Julio Grondona ingresó al vestuario y le dijo a Leo que la Selección debía ser suya. Cuentan que Román estaba cerca, escuchó y nada le gustó. Egos que en todas las estrellas en algún momento brotan…

Eso no fue nada con lo que vendría después. El equipo siguió en caída libre y el Coco Basile antes de que se cierre aquel año renunció. El sucesor fue Diego Maradona, un técnico que Román no aceptó, a tal punto que se bajó de la Selección. Por eso no hubo Messi-Riquelme juntos en el Mundial ideal para que la rompieran, en Sudáfrica 2010.

Riquelme le dio la espalda a Maradona porque sintió que había traicionado a su amigo Basile y siempre sospechó de una conspiración de los jugadores más jóvenes (entre ellos Messi) en contra del Coco y, por ende, a favor de Diego. Nunca Román habló a fondo sobre esa sensación, aunque jamás tampoco la negó con fuerza. Así dejó que la duda sobrevuele para siempre.

Hace un par de años, Carlos Dibos, preparador físico de Alfio Basile en aquella Selección, contó que aquel grupo de jugadores (no sólo los más chicos) no observaba con agrado a Riquelme y que en 2007, cuando Román aún no había sido convocado, en el fondo del micro cantaban: “Estamos todos, no citen más…”. Y el PF remarcó: “Eso yo lo viví, no me lo contaron. No me lo pueden desmentir porque yo estaba ahí. Ese canto era indudablemente por algún jugador que quizás no estaba aceptado en el grupo. Era por Román. No sé si el grupo no lo quería, pero la canción era clara”...

No es casual que a fines de 2010, al mismo Maradona, ya ex DT de la Selección, en una charla con Clarín le preguntaron: “¿Le hiciste “la cama” a Basile con Messi, Agüero y Heinze, como él cree?”. Y Diego respondió: “¿Y qué es hacer la cama? ¿Que el jugador juegue mal o que la pelota no entre? Yo no le hice ninguna cama. Si el Coco dijo o piensa eso, entonces todo lo que se dice de él va para atrás. Puede ser el entorno del Coco, que son unos putos cagones que hablan por Twitter o por radio. Pero él no creo que piense eso. Porque fue jugador y su entorno no pateó una pelota en su vida. Y los que patearon pelotas lo hicieron mal”...

Así como Riquelme nunca desmintió con fuerza su sospecha, tampoco Basile lo hizo durante diez años. Recién el Coco en 2018 intentó cerrar el tema: “No me fui de la Selección por culpa de los jugadores. Los dirigentes querían armarme el equipo”. Pero también a la vez agregó: “Riquelme se portó espectacular, el resto reaccionó como pudo, porque la Selección no es lo mismo que un club. Entiendo a los que no se fueron, porque yo tampoco pude explicar mi salida”. ¿Entonces?

El tiempo pasó y hoy parece que nada hubiera ocurrido entre Messi y Riquelme, pero algunas historias grises sí sucedieron. No todo siempre ha sido tan armónico entre Leo y Román. Hay entre ellos un Lado B. 

Comentarios