Opinión

La vuelta de Jonás Gutiérrez después del cáncer

Hace cinco años, el volante regresaba a las canchas en la Premier League después de la quimioterapia y de recuperarse de la enfermedad. Su Newcastle perdió 1-0 contra el Manchester United, pero para él igual fue como una victoria

Por Federico Del Río

Un choque habitual de un partido contra el Arsenal fue el que desencadenó todo, el que le empezó a cambiar la vida a Jonás Gutiérrez. Se golpeó en los testículos y debido al dolor que persistía le hicieron estudios que sirvieron para descubrir que tenía un tumor. Eso fue en mayo del 2013 y cinco meses después lo operaron. Volvió a jugar con la camiseta del Norwich City, equipo al que fue cedido a préstamo por seis meses. Alcanzó a disputar seis partidos hasta que diagnosticaron cáncer, razón por la cual debió comenzar un tratamiento de quimioterapia.

Por supuesto, el volante del Newcastle estuvo sin jugar ni entrenarse durante un largo tiempo. Perdió la larga cabellera que lo distinguía y poco a poco fue recuperándose hasta que el 4 de marzo de 2015, hace cinco años, vivió una especie de segundo debut en Primera. Después de sumar varios partidos en Reserva, el Galgo entró en el segundo tiempo del partido contra el Manchester United. Terminó en derrota por 1-0 (gol de Ashley Young), pero para él fue un triunfo, la victoria de la vida, de la batalla que le tuvo que dar a esa enfermedad a la que le terminó ganando.

Gutiérrez arrancó en el banco de suplentes contra el equipo que dirigía el holandés Louis Van Gaal y entró a los 18 minutos del segundo tiempo. En ese momento, las tribunas del estadio James Park explotaron con una tremenda ovación para el ex Vélez. Fueron unos segundos emocionantes los que se vivieron en ese lapso en el que el tiempo pareció detenerse para que todas las miradas se posaran sobre el futbolista argentino. Enseguida se dio otro gesto enorme: Fabricio Coloccini, su compañero del Newcastle, se acercó al Galgo y le cedió la cinta de capitán.

A partir de ahí, jugó como uno más. De hecho, antes de tocar la pelota ya lo habían amonestado. ¿Qué pasó? En su primera intervención cometió una falta y el árbitro le sacó la amarilla. Pero ésa fue una simple anécdota. “Me acordaré por el resto de mi vida de este recibimiento. La gente me ayudó muchísimo cuando se supo mi enfermedad, al igual que mis compañeros. Especialmente Coloccini, que es como un hermano para mí”, contó emocionado Gutiérrez, en su regreso a las canchas después de 333 días: su último partido había sido el 5 de abril de 2014.

El final del partido, con el resultado como otra anécdota menor, fue otra vez con el volante en el centro de la escena, siendo un imán de todos los abrazos. Los de sus propios compañeros y también de sus rivales. Había sido el gran ganador de aquel partido de la Premier League para el Galgo que a los 36 años, y camino a cumplir 19 de trayectoria profesional, sigue siendo un ejemplo de superación, ahora con la camiseta de Banfield.

Jonás Gutiérrez y el gol que mantuvo al Newcastle con vida en la Premier League

Comentarios