Opinión

Foyth y Ocampos, dos crueldades innecesarias

Scaloni no tiembla con las decisiones, aunque esta vez se excedió. Ellos bajaron el nivel, pero en una lista de 28 había espacio para darles un lugar. Hace ruido que pasen de titulares a quedar afuera de todo, por debajo de futbolistas que jugaron muchísimo menos sin demostrar tanto más.
 

Por Enrique Gastañaga

A Lionel Scaloni no le tiembla el pulso y toma decisiones. Los cortes de Foyth y Ocampos sorprendieron.(Fotobaires)

A Lionel Scaloni no le tiembla el pulso y toma decisiones. Los cortes de Foyth y Ocampos sorprendieron. | Fotobaires

Es fútbol profesional. Es la Selección Argentina. Es una Copa América la que se viene. Hay que definir una lista. Dos jugadores no vienen alcanzando sus mejores versiones. El entrenador los deja al margen de la nómina final. El derecho de Lionel Scaloni no se discute. Debe tomar decisiones. Así como en algún momento les abrió la puerta celeste y blanca, ahora se las cierra. Nadie tiene comprada una camiseta tan pesada. El mensaje lineal, directo, sin matices, suena más que positivo. Sin embargo, desmenuzando cada situación y estableciendo paralelos con otros futbolistas que sí se metieron en la citación definitiva, las bajas de Juan Foyth y Lucas Ocampos son dos crueldades innecesarias.

Es real: Foyth cometió la falta en el gol de tiro libre con Chile y un doble error en el cabezazo de Borja que selló el 2-2 con Colombia. El análisis frío indica que Argentina no ganó sus últimos dos partidos por sus equivocaciones.

Es verdad: Ocampos nunca logró ser vertical contra Chile. Jamás consiguió profundizar. Le faltó condimento y cambio de ritmo. Afuera en el entretiempo. Ni al banco contra Colombia.

Es cierto también que Scaloni había declarado hace un tiempo que Foyth era el futuro de la Selección. También había terminado jugando con cierta solvencia como lateral derecho en la Copa América 2019. Y en su club, el Villarreal, que acaba de comprarle el pase en 15 millones de euros, venía de coronarse campeón de la Europa League jugando como titular.

Es evidente además que Scaloni había ubicado a Ocampos como titular en los primeros tres partidos de estas Eliminatorias. Con Perú fue al banco e ingresó. Con Chile volvió a jugar de arranque y lo excluyeron en el descanso. Y con Colombia ni siquiera suplente.

En general, en cortes de listas para competencias como una Copa América o un Mundial, los lugares que se deciden sobre la hora no afectan a quienes vienen siendo titulares o jugando con habitualidad. Suelen impactar a quienes tienen menos minutos.

Aunque no eran indiscutidos, Foyth y Ocampos en definitiva sí resultaron elegidos en varios momentos calientes, pero ahora pasaron a ni siquiera ingresar en una lista de 28 jugadores. Quedaron por debajo de futbolistas que han tenido un mínimo rodaje. Nahuel Molina apareció recién en la última convocatoria y sólo jugó 10 minutos contra Chile. ¿En tan poco tiempo le quitó el sitio a Foyth?

Alejandro Gómez, Joaquín Correa y Angel Correa jugaron muchísimo menos que Ocampos. Fue Angelito, el Correa del Atlético, quien lo sustituyó en la etapa final contra Chile y está claro que al técnico convenció. ¿Tan poco tiempo de los tres vale para marginar a Ocampos? Angel Di María podría estar inclusive por debajo del marginado del Sevilla, aunque su historia y su actualidad en el PSG le da un plus.

El entrenador está para tomar decisiones. Seguro debe estar convencido. Seguro que no eligió porque eran más fáciles de sacar que algunas figuras. Scaloni no tiembla. Ya lo demostró relegando en distintas circunstancias a históricos como Di María y Agüero. Es saludable no regalarle la camiseta a nadie. Ahora bien: si tantas veces jerarquizó a Foyth y a Ocampos, inclusive hasta ayer nomás, no es lógico que queden afuera de todo y por debajo de futbolistas que jugaron muchísimo menos que ellos sin demostrar tanto más. En una lista de 28, había espacio para sostenerlos, para darles otra oportunidad y para evitar dos crueldades innecesarias.  
 

Comentarios