Opinión

Emiliano Martínez es mejor que Armani y Andrada

Roce internacional con los mejores jugadores del mundo, personalidad, casi dos metros de altura, reflejos, juego aéreo, muy buen manejo con los pies, edad justa… El marplatense responde en un gigante como el Arsenal de Inglaterra y es flamante campeón de la FA Cup, tras vencer al Manchester City y al Chelsea. El combo que propone es mucho más convincente que el ofrecido por los muy buenos arqueros de River y de Boca. La Selección lo celebra. Scaloni dirá

Por Quique Gastañaga

En tiempos de pandemia, aunque no juega, la Selección Nacional rescata noticias dulces que nutren a esa saludable renovación iniciada hace ya casi dos años por Lionel Scaloni. Hay muy buenas señales que repercuten en el arco. Las emite Emiliano Martínez, quien disfruta el mejor momento de su carrera en ese gigante que es el Arsenal de Inglaterra, con continuidad, con producciones híper convincentes en todos los sentidos y con vuelta olímpica en la FA CUP, tras dejar en el camino al Manchester City en semis y al Chelsea en la final. Tan alto vuela este marplatense que vale apostarle ahora, ya, pensando en Qatar 2022, inclusive por encima por ejemplo de Franco Armani y de Esteban Andrada, esos colosos que custodian los arcos más grandes del fútbol argentino.

No se trata de una sentencia oportunista. Sobran argumentos para creer en Emiliano Martínez. Es un arquero completo. Con sus casi dos metros de estatura (mide 1.95 descalzo) impone un respeto exuberante en el arco. Exprime la altura para hacerse fuerte en el juego aéreo, pero además ese físico inmenso no le recorta capacidad de reflejos para sorprender con voladas salvadoras bajo los tres palos.

Ser tan grandote no le genera dificultades para manejarse con los pies. Todo lo contrario. Se trata de un especialista en administrar  la pelota en las salidas por abajo, ayudado por supuesto por las opciones que se preocupa en entregarle el entrenador con los movimientos de los mediocampistas. Vive destacando Emiliano Martínez a su técnico, al español Mikel Arteta, un heredero de Pep Guardiola aunque mucho más pragmático si las condiciones lo exigen. En el Arsenal, por ejemplo, se adapta a los jugadores que tiene y su equipo resiste sin dudarlo si el partido pide resistir. 

Para saber cómo juega con los pies este arquero que descubrió Miguel Santoro sólo basta con sentarse a mirar un rato al Arsenal. Y si no hay tiempo para cumplir esa misión mínima, alcanza con observar desde su inicio el primer gol al Manchester City en la semifinal de esta FA Cup. Se nota que exprimió al máximo la escuela del Arsenal que a su número uno lo contempla antes que nada como un jugador de campo, al punto que en tramos de las prácticas le prohíben usar las manos. Vaya si supo aprovechar su desembarco precoz (a los 17 años) en el gigante inglés.

Otra virtud clave: Emiliano Martínez no es un arquero mudo. Desde el arco se hace escuchar. Grita. Ordena. Cómo será que durante uno de los últimos partidos uno de los dirigentes más importantes del Arsenal le envió un whatsapp a su representante Gustavo Goñi, contándole con asombro que Dibu no paraba de hablar y de hablar. Estos partidos con tribunas vacías le habían permitido a ese hombre de saco y corbata escucharlo con claridad total. La anécdota la compartió en estos días el mismo Emiliano en una de las tantas entrevistas que concedió a la prensa argentina tras coronarse campeón.

“Es muy loco que Wenger me imagine como el uno del Arsenal. Me lo dijo antes de firmar y después lo repitió públicamente”, contaba Emiliano en el cierre de 2016. Acababa de renovar contrato por seis años más con los Gunners. Había dudado porque estaba detrás del checo Petr Cech y del colombiano David Ospina. Pero es paciente, sabe escuchar y decidir. El maestro le pidió que se quedara, le hizo caso y no se equivocó. Aquella vez, además, Wenger declaró: “Le veo todas las cualidades que un arquero necesita. Tiene la estatura, la pasión, la técnica, la toma de decisiones. Tiene un poder enorme y no le teme a nada. Es el futuro arquero de este club”. El futuro llegó... 

Dijo Emiliano Martínez este miércoles en TNT Sports: “Si estuve peleando con tantos grandes arqueros, puedo pelear con cualquiera”. Se refería al polaco Szczesny (hoy en la Juventus), al checo Petr Cech (una leyenda, ya retirado), al colombiano Ospina (Napoli) y al alemán Bernd Leno, el compañero con el que hoy disputa la titularidad en el Arsenal. Apuntaba a su obsesión de quedarse con el “1” en los Gunners y a su sueño de ganarse un sitio en la Selección.  

La cuestión es que Martínez juega en la mejor liga del mundo, en la Premier League. Compite contra los mejores delanteros del planeta. En las prácticas, todos los días desde hace muchos años, viene creciendo a la par de arqueros inmensos y también de cracks que lo exigen al máximo en cada remate, como Henry, Cesc Fabregas, Van Persie, Alexis Sánchez y ahora Aubameyang, Lacazette, por citar sólo algunos. Tiene una edad justa: 27 años. Cumplirá 28 el mes que viene, el 2 de septiembre. Eso significa que llegará al Mundial de Qatar con 30.

A Emiliano Martínez, eso sí, lo venía envolviendo una incógnita: la falta de continuidad. Después de un buen primer semestre de 2019 en el Reading, en la Segunda División inglesa, en la misma categoría que acabó hace poco con el Leeds de Marcelo Bielsa como campeón, Dibu regresó al Arsenal y por fin empezó a jugar seguido con esa camiseta en esta última temporada. El alemán Leno era el arquero en la Premier League, mientras que el marplatense atajaba en la Europa League y en las copas inglesas. De hecho, en la FA Cup que atrapó el Arsenal fue titular en todos los partidos. Desde el 20 de junio, además, exprimió al máximo los nueve exámenes que debió rendir por la Premier League ante la lesión en una rodilla de Leno. 

Ahora Emiliano Martínez quiere más. Mucho más. ¿Por qué no también la Selección? Todavía no debutó en la Mayor, pero Lionel Scaloni ya lo incluyó en alguna citación donde se dio el gusto de entrenarse con el otro Lionel, con Messi. El entrenador de arqueros, Martín Tocalli, lo observa con gran atención.

Mientras tanto, Franco Armani y Esteban Andrada tiemblan. En principio son los arqueros uno y dos para Scaloni. Pero con este tiempo sin competencia habrá que ver cómo responden en los regresos con sus equipos. ¿Ellos arrancarán las Eliminatorias? Todo está por verse. Lo claro es que ni uno ni otro pueden relajarse. El de River nunca llegó en sus 11 partidos en la Selección a agigantarse como en su club. En el Mundial de Rusia le tocó tras el fallido de Wilfredo Caballero ante Croacia, estuvo correcto ante Nigeria y, si bien no se lo puede señalar como responsable de los goles contra Francia, no apareció como arquero salvador en ningún instante de ese partido que marcó la eliminación de una Selección sin rumbo. Algo parecido le sucedió en la Copa América de Brasil: no pasó del correcto.

La historia celeste y blanca de Andrada se limita a cuatro amistosos. Y en Boca, si bien supo hacerse valioso, no respondió de acuerdo a su calidad en partidos trascendentes, como en la final histórica de la Libertadores ante River en Madrid y como en la final de la Copa de la Superliga ante Tigre. Claro que es un arquero de grandes condiciones, pero tampoco inmaculado

Armani y Andrada, además, tienen una coincidencia con el arquero del Arsenal londinense. También les costó mucho ganarse un lugar. El de River cumplirá 34 años el 16 de octubre y a la edad que hoy tiene Emiliano Martínez recién lograba jugar seguido en Atlético Nacional de Medellín: en 2013 empezaba a consolidarse, poco después de la partida de Gastón Pezzuti. A su vez, el de Boca, por culpa de Agustín Marchesín y de Fernando Monetti, debió esperar para afirmarse en Lanús. Es más, igual que Emiliano Martínez, hasta debió irse a préstamo a Arsenal de Sarandí. 

Armani y Andrada son indiscutidos en River y en Boca, pero no en la Selección. A no dormirse ninguno, ni siquiera el propio Emiliano Martínez, quien deberá ratificar por supuesto. La competencia no se remite a ellos tres. Es que como no sucedía desde hace mucho tiempo, hay varios arqueros argentinos más que interesantes entre los 26 y los 29 años que vuelan en Europa y no se resignan. A Scaloni le gusta Juan Musso (26), de gran momento en el Udinese y el “1” que más veces mantuvo invicto su arco en la última Serie A. También entre los seguidos con lupa figura Paulo Gazzaniga (28), la amenaza del francés Hugo Lloris en el Tottenham. Quiere una chance Walter Benitez (27), afirmado en el Niza. Más postergado está Gerónimo Rulli (28), que volvió a la Real Sociedad tras un préstamo en el Montpellier y no tiene claro su futuro. Después, ya superando los treinta, por el DT aparece siempre valorado Agustín Marchesín (32), titular en el Porto.  

La sentencia, de todos modos, ubica en el espejo a Emiliano Martínez junto a Franco Armani y Esteban Andrada. ¿Es más difícil atajar en River y en Boca que en el Arsenal de Inglaterra? ¿Es mayor la exigencia para un arquero en la Primera División de Argentina que en la Premier League de Inglaterra? Es cuestión de gustos, pero sin dudas el roce internacional es distinto. Ahí se impone Emiliano Martínez, por lo que convivió con estrellas del arco y con goleadores fantásticos tanto en prácticas como en partidos. En edad, Armani está complicado porque llegará al Mundial con 36 años, mientras que Dibu lo hará con 30 y Sabandija con 31. Después, las características de cada uno. El del Arsenal parece no exhibir aspectos frágiles. En el juego con los pies, le gana a Armani por amplio margen y también supera a Andrada aunque la diferencia no es tan notoria. Saliendo del arco, el de River es menos y el de Boca se le arrima. Abajo del arco es donde surge la mayor paridad. En definitiva, Emiliano Martínez es mejor que Armani y Andrada.

Comentarios