Opinión

El fútbol no volverá a ser como antes (Parte II)

La pandemia global superó todas las previsiones y como nunca el fútbol demanda entendimiento y comprensión en todas las ligas y entre todos los actores

Por Martín Castilla

Estadios vacíos ante la pandemia de coronavirus(EFE)

Estadios vacíos ante la pandemia de coronavirus | EFE

Se dijo, aún con temor a sonar exagerado, que en el fútbol -como en la vida- nada será como antes. Se temía que, por la expansión mundial de Coronavirus, el fútbol perdería su orden habitual y se echaría de menos el frenesí alrededor de la pelota. Sin dudarlo, el escenario que impuso la pandemia global pasó por encima todas las previsiones, incluso las más pesimistas. 

Todo aquello que se vaticinó fue ampliamente superado por la realidad. Algunas ligas del mundo fueron directamente terminadas y otras pretenden una continuidad que no encuentra sustento frente a las muertes que se dan en sus narices. Hubo decisiones de alto impacto en el deporte. La postergación de los Juegos Olímpicos de Tokio, de la Eurocopa, de la Copa Libertadores, de Grand Slam, de la Fórmula 1 y otras tantas actividades. La reformulación de contratos y salarios. En el marco de los campeonatos de fútbol, se alteraron los calendarios y se los completa o se los da por terminados y se establece en qué formatos y con qué reglamentos

El deseo de un pronto regreso a la competencia fluctúa entre los informes diarios de la Organización Mundial de la Salud y el enfoque geopolítico de cada país o región. El único instrumento para evaluarlo es la curva de infectados. Francia, Holanda y Bélgica dieron por finalizadas sus ligas. Como ya pasó en Inglaterra y Alemania, esta semana vuelven los entrenamientos en España e Italia, pero con protocolos sanitarios que determinan la cantidad de futbolistas por campo, los test de control y los planes de emergencias. La Bundesliga es uno de los torneos europeos que se activa para ser la primera en retomar la competición, pero este fin de semana sufrió tres casos positivos en el F.C. Colonia. Se trataría de dos jugadores y un fisioterapeuta que "no presentan síntomas y están en cuarentena domiciliaria", según publicó el diario Bild. La vuelta a los estadios de los equipos -no del público- está previsto para el 16 de mayo, aunque este incidente siembra dudas. ¿Será suficiente el apoyo gubernamental para su reanudación? 

Algunas figuras destacadas como Menotti, Guardiola y Valdano, entre otros, coinciden en un pensamiento: “El fútbol sin público es otro deporte”. Habrá que acostumbrarse a que por un tiempo veamos espectáculos deportivos sin espectadores en los estadios. Cada partido tendrá una connotación histórica para los hinchas. Con el paso del tiempo, cada cita adquirirá una trascendencia rigurosa en el cajón de los recuerdos más allá del resultado. En este escenario, las transmisiones deportivas cobrarán una gran importancia para cuando vuelva a rodar la pelota y serán el punto de contacto con la liturgia del juego. Con las capacidades técnicas y tácticas de los equipos. Con los ansiados gritos de gol. Que se extrañan, y mucho. Hay que admitirlo. 

El fútbol argentino vive implorando por acuerdos presupuestarios. El conflicto entre la AFA y Agremiados así lo demuestra. Por un lado, los dirigentes ofrecen prolongar los contratos hasta diciembre a cambio de una quita salarial, pero los futbolistas no quieren ni los recortes ni los certámenes sin descensos. El envío de cartas documentos son la noticia del día. Futbolistas y dirigentes conviven enfrentados por las nuevas reglas de juego, por los ajustes o por las realidades diferentes que a cada uno le toca vivir como consecuencia de la paralización del fútbol. Se demanda entendimiento. Cambiar a tiempo ante el nuevo paradigma. Enfocados todos en sacar a los clubes de lo podría ser el principio de una crisis más profunda si no se la ataja a tiempo. El fútbol no volverá a ser como antes, pero es tiempo de frenar la pelota y mirar a los costados para actuar con mayor comprensión. Como nunca.

Comentarios