Opinión

El 1 x 1 de Boca: Cardona, fútbol y gol

El colombiano exprimió los espacios que otorgó Aldosivi y fue el mejor en la goleada por 3-0 dibujada en Mar del Plata, con una producción colectiva alimentada por varios rendimientos individuales interesantes. Ahora habrá que ver si Battaglia sostiene esta idea. 

Agustín Almendra de nuevo jugó un muy buen partido en Boca y marcó un lindo gol de cabeza. Cada vez se encuentra más afianzado.
Agustín Almendra de nuevo jugó un muy buen partido en Boca y marcó un lindo gol de cabeza. Cada vez se encuentra más afianzado. (Télam)

Por Enrique Gastañaga

Agustín Rossi (6). Transmitió seguridad aunque no dibujó ninguna atajada decisiva.

Eros Mancuso (7). Pura sorpresa en el desborde, con centro atrás picante y también con remate al arco. Devecchi le sacó un mano a mano.

Lisandro López (7). Redondeó una producción más correcta en defensa y lanzó un gran pelotazo que abrió el segundo gol, el que tranquilizó a Boca. Suelto y preciso en el manejo.

Carlos Izquierdoz (5). No transmitió seguridad cerrando detrás de Fabra y se lo observó frágil en algunas situaciones individuales durante el primer tiempo. Se afirmó en el segundo.

Frank Fabra (7). Una tarea valiosa. Recuperó esas aventuras ofensivas que lo hacen diferente y participó en el primer gol. Eso sí, otra vez convivió con algunas flaquezas para defender en especial en el primer tiempo.

Rodrigo Montes (6). Activo, dinámico, movedizo. Construyó una buena sociedad con Mancuso. También tuvo un episodio cara a cara tapado por Devecchi. Bajó un poco en los 45 finales.

Jorman Campuzano (6). A diferencia de otros partidos, esta vez aportó más desplazamientos verticales y se animó con la pelota, como si el equipo lo contagiara. Le costaron en el primer tiempo algunos relevos defensivos.

Agustín Almendra (7). Expuso lo que se le pide a un mediocampista. Claridad, pero también profundidad para pisar el área. La jugada del gol lo resume: él la empezó tocando a Cardona cerca de la mitad de la cancha. Luego, fue al área, pateó, travesañó, insistencia en el rebote, cabezazo bien ubicado y adentro. Una pena la molestia en el gemelo derecho que lo sacó del partido faltando media hora.

EL MEJOR: EDWIN CARDONA (8). Ideal para exprimir la velocidad de Fabra y de Villa. Oxigenó la elaboración con el pase justo. Entró en acción en los tres goles: gran habilitación a Fabra en el primero, toque con clase y de una contra un palo en el segundo y asistencia impactante en el tercero. Aldosivi se suicidó porque no lo presionó y le regaló espacios para pensar y ejecutar.

Sebastián Villa (7). Desequilibrante. Amenazó con un par de desbordes y buenos centros, pero también se cerró y fue valioso probando desde afuera (sacudió una vez el travesaño) o filtrando alguna pelota interesante. También tuvo gol propio, el tercero, de contra y empujándola al arco vacío tras eludir al arquero.

Luis Vázquez (5). No participó demasiado. Contó con una chance, pero llegó demasiado exigido por el segundo palo. Le anularon un gol correctamente por posición adelantada.

Eduardo Salvio (7). Una vuelta que ilusiona. Regresó tras 253 días y completó media hora entrando por Almendra. Participó en el segundo gol y dos veces estuvo cerca de convertir, pero Devecchi lo frustró. Se lo notó rápido, con vivacidad.

Diego González (-). Jugó sólo el último cuarto de hora en reemplazo de Montes.

Alan Varela (-). El 5 que todos piden ingresó en los cinco minutos de cierre en lugar de Campuzano.

Sebastián Battaglia (7). Salió del 4-3-3 vacío de juego que había elegido contra Argentinos, por la Copa Argentina, y mudó el esquema a un 4-3-1-2. Con Cardona como enganche, hubo otro Boca, con circulación, con sociedades, con profundidad, en especial en el primer tiempo. Aunque lo decidió ante la lesión de Almendra, fue un acierto el ingreso de Salvio. Ahora habrá que observar si sostiene esta idea.

Lo más Visto