Opinión

Cuando River compró a Kempes para competir con Diego

La llegada de Diego a Boca en el 81 movilizó también a los de Núñez, que repatriaron al Matador para tener también a una estrella en su plantel. La operación se cerró el 12 de marzo: 3,5 millones de dólares por el delantero que jugaba en Valencia

Por Federico Del Río

El pase de Diego Maradona de Argentinos a Boca revolucionó el fútbol argentino. La figura del 10 ya movilizaba a todos los fanáticos y su mudanza de La Paternal a La Boca era el inicio de un amor para toda la vida. Por supuesto, toda las miradas estaban puestas en el minuto a minuto de lo que pasaba con Diego. La firma del contrato, la imagen con la camiseta azul y amarilla, el primer entrenamiento, el primer partido… Todo era Diego y Boca. Por eso, desde la vereda de enfrente pensaron de qué manera podían hacerle un poco de sombra y Rafael Aragón Cabrera, presidente de River por entonces, decidió ir a buscar a Mario Alberto Kempes

El Matador, el goleador y emblema de la Selección Argentina campeona del Mundo tres años antes, era uno de los pocos futbolistas argentinos que estaban en Europa. Y el 12 de marzo, hace 39 años, se selló la operación con la que River intentó hacerle contrapeso a la llegada de Maradona a Boca. Fueron largas las negociaciones con el Valencia, adonde había ganado una Copa del Rey y la Recopa y la Supercopa de Europa, además de haber sido el Pichichi de la Liga en las temporadas 76/77 y 77/78. Y el acuerdo llegó a cambio de 3.500.000 dólares.

Con 26 años, Kempes se reencontraba en Núñez con varios de sus compañeros del Mundial 78: Fillol, Tarantini, Passarella, Ortin y Houseman. Y su contrato estaba a la par de las principales figuras del plantel y no por encima, que era lo que pidió Diego cuando River quiso comprarlo antes que Boca. “Cada uno hace lo suyo. Nosotros estuvimos de acuerdo con Argentinos para la compra de Maradona, pero lo que él exigía no podíamos dárselo porque significaba ponerlo por encima de gente de River con tanta categoría como él. Kempes cobrará de acuerdo a lo que cobran las figuras del equipo como Fillol o Passarella”, explicó Aragón Cabrera.

Tres días más tarde de la llegada del Matador a Núñez, el técnico Angel Labruna lo hizo debutar frente a Colón por la quinta fecha del Torneo Metropolitano: el delantero respondió con dos goles, uno de penal. Fue triunfo por 4-0 para River, en el Monumental. En ese torneo, los de Núñez terminarían en la cuarta posición y Boca gozaría con la vuelta olímpica de la mano de Maradona. Pero River y Kempes tendrían revancha en el Nacional 81: se quedó con el título luego de superar a Ferro en la final con un gol justamente del Matador.

Y a lo largo del año hubo cuatro superclásicos en los que ambas figuras tuvieron un gran protagonismo. El primero fue en la Bombonera, por el Metropolitano: el recordado 3-0 para Boca con dos goles de Brindisi y uno de Maradona desparramando a Fillol bajo la lluvia. La revancha en el Monumental terminó 1-1 y los goles los hicieron Diego y Kempes. En el Nacional se cruzaban  en La Boca esa vez fue triunfo visitante por 3-2 con tantos otra vez de Kempes, Passarella (de penal) y Jorge García, mientras que Maradona y Gareca hicieron los de Boca. Y en Núñez fue parda (2-2) con un doblete de Diego (uno de penal) y gritos de Jota Jota López y Vieta para River.

Comentarios