Opinión

Boca necesita más a Villa que a Cardona

El armador que acaba de volver ya puso su talento en acción. Sin embargo, pesa más el delantero indultado: Es que Russo, con él,  podría rearmar el equipo campeón y darle continuidad a una versión que se insinuaba interesante. Suena tentador juntar a los dos con Tevez, Salvio y un “9”, pero sería una apuesta demasiado desequilibrada

Por Quique Gastañaga

Tanta riqueza individual ostenta el campeón del fútbol argentino que propone lindos debates futboleros. Al recurrente y aún vigente "Soldano sí" o "Soldano no", le agrega una pulseada entre dos de sus colombianos. El regresado Edwin Cardona, con su pegada excelsa y su inteligencia para elaborar, o el indultado Sebastián Villa, con su velocidad de rayo para desbordar y desequilibrar. Esa es la cuestión. ¿Quién le puede aportar más al equipo? La impresión es que Boca necesita más a Villa que a Cardona.

Cautiva la posibilidad de reunirlos de entrada. Juntos podrían potenciarse. Cardona, con su panorama y con su precisión, seguro que serviría el mejor alimento para la explosión de Villa. También suena tentador combinarlos con Salvio, Tevez y un “9”, aunque sería una elección expuesta al desequilibrio casi permanente. 

La realidad es que en el equipo de Miguel Russo parece haber lugar sólo para uno de los dos. Para certificarlo, se impone el repaso:

# Hay un arquero, obvio.
# La línea de 4 defensores no se toca. 
# Campuzano es inamovible como volante central.
# Pol Fernández no es un indiscutido, pero sí hoy es titular como mediocampista mixto. 
# A la derecha, intocable Salvio
# Tevez, en esta versión, no puede faltar.
# Un centrodelantero es indispensable. Soldano, aunque no convierta, para el DT es valioso y por ahora se sostiene.

En este contexto, sólo hay un hueco. Para que sea posible la convivencia de Cardona y Villa, podría salir Pol Fernández, pero quedaría demasiado solo Campuzano para equilibrar. En otro tiempo, Tevez podría haber sido el “9” exclusivo, pero Carlitos hoy tiene 36 años. Al cabo, sólo queda un casillero vacío.

Ese espacio era de Villa, tal vez uno de los más desequilibrantes en el último Boca campeón. Sin embargo, la denuncia por violencia de género lo sacó de la escena. Parecía que no había retorno hasta que se resolviera su situación judicial. La transferencia se insinuaba como la única salida. Sin embargo, el conflicto, aunque sigue sin esclarecerse, bajó el tono. Las posturas se ablandaron.

La ex novia de Villa, la denunciante, desde hace unos días viene pidiendo que lo dejen trabajar. El club, en forma llamativa, se corrió de su posición dura, lo indultó y Villa jugó algunos amistosos. En medio de todas esas idas y venidas, regresó Cardona y demostró perlas de su talento contra Caracas arrancando desde el lugar que ocupaba Villa, cuya vuelta oficial está al caer.

Partiendo desde el ruido que provoca la liviandad con la que ahora el club observa el conflicto que envuelve al colombiano y reparando sólo en el ítem futbolístico, Villa había sido clave en el Boca campeón y merece que Russo le respete su lugar

Es real que a Villa le falta pulir la definición. Es cierto a la vez que ya estaría en algún gigante de Europa si resolviera siempre como ante Barracas Central, el amistoso en el que marcó por triplicado. Es verdad que hay pocos futbolistas en este rincón del mundo con sus rasgos. El equipo, en ciertas circunstancias, por elección propia o por imposición adversaria, puede retrasarse unos metros sabiendo que en cualquier instante será posible un contraataque letal con su velocidad. Permite la opción también de invertir bandas en algún momento con Salvio. 

Si Villa representa la explosión, Cardona encarna la reflexión. Edwin maneja los tiempos, los momentos para la pausa y para la aceleración, el panorama, la pegada corta y larga… Al cabo, regala sabiduría en la construcción.  Claro que el combo también incluye un elemento que no es menor para romper cualquier partido: la justeza y la potencia en la ejecución de tiros libres y corners. 

No es un problema. Es un hermoso dilema. Seguro Russo elegirá la mejor opción para cada momento y a los dos colombianos exprimirá. Seduce el colombiano armador, por supuesto. Pero lo lógico sería darle continuidad a la versión del campeón que empezaba a sonar interesante, interrumpida por la pandemia y por los líos del colombiano veloz. El equipo a él lo extraña. Este Boca necesita más a Villa que a Cardona.  

Comentarios