Nacional

Otro récord de San Lorenzo

En el 2001, después de ser campeón con Manuel Pellegrini en el banco, el Ciclón sumó 13 victorias seguidas, una racha que ningún otro equipo pudo alcanzar. Un empate ante Banfield cortó ese andar perfecto

Por Federico Del Río

San Lorenzo festeja el triunfo agónico ante Boca con el que llegó a las 13 victorias seguidas(Fotobaires)

San Lorenzo festeja el triunfo agónico ante Boca con el que llegó a las 13 victorias seguidas | Fotobaires

San Lorenzo está acostumbrado a las gestas que quedan en la historia no solamente propia sino que marcan hitos en el fútbol argentino. Los Matadores fueron los primeros campeones invictos del país, por ejemplo. Y en el arranque del nuevo siglo, el equipo que dirigía Manuel Pellegrini también se ganó un lugar del que todavía no pudieron despojar. Primero, ese campeón del Clausura 2001 fue el que mayor efectividad tuvo en los torneos cortos: 82,5%. Y en el inicio del Apertura siguiente consiguió un récord que sigue vigente.

La vuelta olímpica de la mano del Ingeniero fue en un campeonato en el que San Lorenzo no había arrancado bien y una caída frente a River, en la octava fecha, parecía marcar el adiós definitivo a la lucha por el título. Sin embargo, después de esa derrota, el equipo enhebró 11 triunfos consecutivos para terminar dando la vuelta olímpica en el Nuevo Gasómetro. La racha de victorias se prolongó en el inicio del campeonato siguiente y la cifra llegó a 13 para marcar otro récord en el fútbol nuestro de cada día.

Hace 19 años, el 26 de agosto de 2001, el Ciclón se enfrentó al Boca campeón del mundo en el Bajo Flores. Sebastián Saja; Felix Benito, Diego Capria, Claudio Morel Rodriguez, Aldo Paredes; Guillermo Franco, Pablo Michelini, Walter Erviti; Leandro Romagnoli; Bernardo Romeo y Alberto Acosta fue la formación que paró Pellegrini para un clásico que se definió agónicamente y bajo una lluvia torrencial. Acosta desperdició un penal, Romeo falló en un par de oportunidades y parecía que San Lorenzo iba a dejar pasar la chance de llegar al récord de victorias consecutivas.

Cuando apenas quedaban dos minutos para el final del partido, Estévez desbordó a Jorginho (un lateral izquierdo brasileño que pasó por el Boca de Bianchi) tiró el centro y apareció Capria para meter un cabezazo letal que no pudo detener Oscar Córdoba. Y ahí llegó el desahogo de todo San Lorenzo para festejar un triunfo agónico que traía aparejado el condimento extra de la marca histórica y de seguir puntero en el campeonato en el cual estaba defendiendo la corona conseguida en el Clausura anterior.

La racha no pudo extenderse más allá de los 13 partidos seguidos con victorias porque en la visita a Banfield de aquella tercera fecha del Apertura 2001, San Lorenzo empató 2-2 contra el equipo que dirigía Mané Ponce. Los de Pellegrini arrancaron ganando gracias a un gol de Romagnoli en el primer tiempo. En el inicio del segundo lo empató el Loco Cervera, pero rápidamente el Ciclón volvió a ponerse en ventaja con un tanto de Pusineri. Y cuando parecía que llegaría la victoria número 14 de manera consecutiva, Sebastián Bueno puso el 2-2 final y se cortó la racha. Sin embargo, ya pasaron 19 años y nadie la pudo ni siquiera igualar.

Comentarios