Nacional

"Yo no tengo por qué salir a decir cosas, mantuve el silencio por un montón de situaciones", explicó, tras su salida de Boca, Miguel Russo

El ex director técnico del "Xeneize", que actualmente dirige al Al-Nassr de Arabia Saudita, buscó no generar polémica tras su desvinculación del equipo de la Ribera en 2021

Los hinchas de Boca le dedicaron una bandera a Miguel Ángel Russo

"Agradezco siempre a todo lo que es Boca, su gente y todo, pero tengo respeto total, yo no tengo por qué salir a decir cosas, me mantengo en silencio", expresó Miguel Russo. Así, sin rodeos, el entrenador de 65 años fue consultado por su salida del "Xeneize" y esquivó todo tipo de polémicas.

Russo tuvo su segundo ciclo al frente de Boca desde 2020 hasta mediados de 2021. Su primera etapa había sido en 2007, cuando ganó la Copa Libertadores. "Yo siempre tengo un respeto muy grande por Boca y por su gente. Yo siempre digo lo mismo. Mirá que en el 2007 me fui campeón y no hice nunca una sola declaración. Y en este momento también, nunca hice sola declaración, yo siempre mantuve el silencio por un montón de situaciones. Lo que tengo que decir, lo digo en el momento justo y donde lo tengo que decir. Y no uso ni nunca use al periodismo para comunicar algo que tengo que decir", aseguró.

En este sentido, fue consultado por la pelea de los jugadores con sus rivales de Atlético Mineiro tras la serie de Copa Libertadores. "Son situaciones que hay que vivirlas y hay que estar, es muy difícil, porque yo también sentí despojo. Nunca me peleé con un jugador, ni técnico ni dirigente, siempre te peleás con la seguridad. Son situaciones difíciles porque los chicos habían hecho mucho para seguir, y se quedaron sin nada, sentimos la impotencia. No es lo correcto lo que sucedió, pero pasaron un montón de cosas. Uno hace un análisis importante, por eso me mantengo en silencio, y no lo saco, me quedo calmo y quieto, y me lo guardo para mí", expresó en diálogo con ESPN.

Russo también se refirió a su relación con Juan Román Riquelme. "Román es amigo y punto. La relación con él sigue siendo la misma, me llama cuando necesita algo, cuando me quiere decir algo, levanta el teléfono y punto. Él entendió que yo era el indicado y punto. Y con el tema de lo generacional, en esto, todo es relativo. La distorsión que hay en el fútbol argentino es muy grande. Hay muchísimos problemas en todos los clubes, hasta en los grandes, que antes no pasaba", comentó.

"Cuando llegué a Boca gané seis seguidos y fuimos campeones. Después jugamos un partido en Mendoza y nos agarró la pandemia, y jugamos después de cinco meses y medio, no busco excusas pero son cosas desiguales. Desgraciadamente me tocó afrontar la pandemia y todavía sigue. Cuando hago un análisis, más allá de los errores que he tenido y demás, la pandemia complicó mucho el trabajo que veníamos haciendo", completó Russo.

Lo más Visto