Nacional

"Mi sensación de mi paso por River no es positiva, acepté la decisión del entrenador pero al mismo tiempo perdí la ilusión, estaba decepcionado conmigo mismo", recordó José María Buljubasich

El ex arquero del Millonario, quien fue pedido por Manuel Pellegrini en el año 2002, analizó su paso por el club de Núñez y sostuvo: "Quedé libre y dejé el fútbol"

José María Buljubasich, multicampeón con la Universidad Católica de Chile

José María Buljubasich, multicampeón con la Universidad Católica de Chile

José María Buljubasich tiene 49 años y es un ex arquero argentino, que tuvo tres pasos por Rosario Central y uno por River. En el Millonario estuvo en la temporada 2002-2003, con Manuel Pellegrini como entrenador.

"Llegué a River en julio de 2002, ya se había ido Ramón Díaz y estaba Pellegrini. Estaba sin club, el arquero titular era Comizzo, Costanzo se recuperaba de una rotura de ligamentos y en la pretemporada Lux se fracturó la mano y se ve que ahí salieron a buscar otro arquero. Manuel tenía una forma muy buena de relacionarse con el grupo, y también una idea muy clara de fútbol que pretendía. Siempre le agradeceré esa chance que me dio. Mantuve el contacto con el tiempo, nos hemos juntado cuando vino a Chile, me parece una gran persona y un gran entrenador", dijo en una entrevista con La Nación.

Además, sobre su paso por el club de Núñe, agregó: "Mi sensación no es positiva. Si tomás las estadísticas, mi campaña no fue mala, pero si uno termina eliminado en cuartos de Libertadores con una goleada y es responsable en un par de goles, no hay nada que hacer. Nunca busqué excusas, y la sensación que quedó es esa y contra las sensaciones no se puede ir, hay que aceptarlas y listo. En la ida contra el América había tenido un gran partido y ganamos 2-1, pero la historia terminó con el 1-4 en Cali. En River, cuando me lo merecí, jugué y cuando cometí errores, salí, así de simple. Aquel 1-4 en Colombia fue mi último partido y ya no atajé en las fechas finales del Clausura que terminamos ganando en Bahía Blanca".

Por otra parte, sostuvo: "Los arcos miden todos iguales, lo que se mide distinto es la trascendencia y la repercusión de atajar en esos arcos, ahí está la diferencia. Cuando uno ataja en un equipo grande, el margen de error es mínimo, y cualquier falla se magnifica; hay que aprender a convivir con eso".

Cuando le consultaron sobre su salida, Buljubasich reveló: "Acepté la decisión del entrenador (Pellegrini), pero al mismo tiempo perdí la ilusión, estaba decepcionado conmigo mismo. No había cumplido con lo que quería hacer, y fue una especie de autocastigo que me impuse. Tenía el pase libre, esperé a ver si aparecía algo que me motivara y, como no aparecía, uno también empieza a perder confianza en sí mismo. El fútbol tiene mucho de ilusión, de ganas, de confianza. Y dejé".

Por último, eligió al mejor arquero del mundo y también del fútbol argentino, tanto en la historia como en la actualidad. "Neuer en el mundo, lamentablemente lo sufrimos. En Argentina, después de Fillol y Pumpido no vi uno que se destacara por sobre el resto. Chiquito Romero fue indiscutido en la Selección, pero no jugaba en su club. Y hoy no veo una gran diferencia entre Armani, Andrada o Martínez, eso no quiere decir que sean malos, eh, para nada, pero son muy parejos", cerró.

Comentarios