Nacional

Los 5 mejores arqueros de la historia de Boca

Los invitamos a sumarse al repaso por los mejores arqueros de la historia xeneize. ¿A quiénes agregarían?

Los 5 mejores arqueros de la historia de Boca

Los 5 mejores arqueros de la historia de Boca

Boca Juniors es uno de los clubes más importantes del planeta. Su historia, sus títulos, su gente distribuida por casi todos los países y la mítica Bombonera hacen que el club sea reconocido a nivel mundial, y que grandes jugadores hayan pasado por su institución. En este caso, los invitamos a sumarse al repaso por los mejores arqueros de su historia. 

Hugo Orlando Gatti

Símbolo de Boca en la época de los ‘70 y ‘80. Cambió para siempre el puesto de arquero. Un loco lindo que ganó seis títulos con Boca, incluyendo la primera Copa Libertadores de la historia del club. Además, es el jugador con más partidos en la historia del fútbol argentino: 765.

Su primer año en Boca fue fundamental para conseguir los dos campeonatos. Primero en el Torneo Metropolitano y luego en el Nacional, derrotando nada menos que a River en una histórica final disputada en el estadio de Racing. Y más destacada aún fue su participación en la primera Copa Libertadores de América obtenida por el club en 1977 en cuya final detuvo el remate decisivo del jugador de Cruzeiro Vanderley. Al año siguiente Boca Juniors retuvo la Libertadores, y se consagró campeón de la Copa Intercontinental frente al Borussia Mönchengladbach con otra gran actuación de Gatti en el partido disputado en Karlsruhe, y que el equipo argentino ganó por 3-0. Un héroe sin capa que estuvo en Boca por muchos años y es reconocido por el hincha como uno de los mejores de la historia.

Roberto Carlos Abbondanzieri 

Ganador nato. Atajador de penales como pocos. El "Pato" se convirtió en un referente del puesto y dejó una huella imborrable en el club de la Ribera, donde disputó un total de 345 partidos y conquistó nada menos que 14 títulos: seis locales y ocho internacionales, con dos Intercontinentales incluidas. 

Llegó a comienzos de 1997 tras la salida de Navarro Montoya, alternó la titularidad con Sandro Guzmán, que fue dejado libre al final de la temporada. Entonces, el club se reforzó para la titularidad del arco con el colombiano Óscar Córdoba. En el Torneo Clausura de 1999, Córdoba sufrió una lesión que le dio a Abbondanzieri la oportunidad de jugar varios partidos. Mientras concretaba actuaciones consagratorias, se lesionó gravemente el hombro en un superclásico. Tuvo que permanecer un año alejado de las canchas. Cuando el colombiano fue vendido al fútbol italiano en 2002, Abbondanzieri obtuvo la titularidad permanente. Con Boca Juniors consiguió muchísimos títulos. En 1998 gana el Torneo Apertura con este club, repitiendo el logro en 1999 cuando se proclamó otra vez campeón del Torneo clausura. En 2000 gana tres títulos con su club, un Torneo Apertura, una Copa Intercontinental, la famosa final ante Real Madrid y una Copa Libertadores de América, título que repetiría en 2001. En 2003 consigue proclamarse campeón del Torneo Apertura. Ese mismo año vuelve a conseguir la Copa Libertadores de América y la Copa Intercontinental al vencer al Milan en la tanda de penales, donde fue figura al atajar dos tiros, el primero a Pirlo y el segundo disparo detenido fue el efectuado por Costacurta. Ese año fue elegido el mejor portero del año de América del Sur. En 2005 ganó otro Torneo Apertura, y en el 2006 gana el Torneo Clausura. Además en su carrera deportiva ha ganado dos Copas Sudamericanas, 2 en 2004 y 2005, en esta última siendo la figura del partido dado que en la tandas de penales atajó 2 disparos y ejecutó el penal definitorio, y una Recopa Sudamericana, en 2005, contra el Once Caldas.

Antonio Roma

“Tarzán” entró en la historia grande de Boca en 1962, cuando en un histórico Superclásico le atajó un penal a Delém que le permitió al xeneize superar a River en la tabla y luego salir campeón.

Ídolo de Boca Juniors y considerado uno de los mejores arqueros de la historia de esa institución, siendo el partícipe de una de las hazañas más grandes de su club, el penal atajado a Delém que le permitió a su equipo conquistar el título de primera división en 1962 frente a River en lo que fue una auténtica final ya que ambos conjuntos llegaban igualados en cantidad de puntos y les tocaba enfrentarse entre sí.

Fue internacional con la selección Argentina en dos mundiales consecutivos en calidad de titular (1962 y 1966), además de ganar una Copa América. Roma estuvo en Boca hasta su retiro en el año 1972, convirtiéndose en uno de los más grandes ídolos del club, con un total de 323 partidos. Con el club ganó la Liga Argentina de 1962, 1964, 1965 y el Campeonato Nacional de 1969 y 1970. También la Copa Argentina de 1969. En dicho año tuvo su mejor marca sin goles: 783 minutos. Falleció en 2003 a los 80 años. Es recordado por varias generaciones como uno d elos mejores del puesto en la historia de Boca.

Carlos Fernando Navarro Montoya

"Yo nací para atajar en Boca", es una de las declaraciones más conocidas del "Mono", quien fue el guardameta del club cuando el xeneize rompió su sequía de once años sin consagraciones locales e internacionales. Ganó cinco títulos entre 1988 y 1996.

Su debut fue el 18 de septiembre de 1988 ante River. El cotejo lo ganó Boca 2 a 0. En 1989 ganó la Supercopa, siendo figura en la serie de penales ante Independiente en la final. En 1990 obtuvo la Recopa Sudamericana, derrotando a Nacional de Medellín. En 1992 sostuvo el arco invicto varias veces para poder ganar el Torneo Apertura. Un año después, volvió a salir campeón de la Copa de Oro Sudamericana. El “Mono” es recordado por sus muy buenas actuaciones en los clásicos ante River y por ser un arquero con personalidad, algo que necesitaba Boca en ese entonces. 

Oscar Eduardo Córdoba

El colombiano es uno de los arqueros más queridos por la hinchada de Boca. Con sólo cinco años en el club, desde 1997 a 2001, ganó dos Copas Libertadores, una Intercontinental y tres torneos locales, en gran parte gracias a sus atajadas y a su intuición para los penales. 

Oscar Córdoba jugó su primer encuentro con la camiseta azul y oro de la mano del Bambino Veira. Fue el 27 de agosto de 1997 contra Independiente, en la Supercopa Sudamericana. Ese día nadie en el mundo Boca se podría  imaginar en que se golero colombiano se iba a transformar en uno de los mejores de la historia del club.

“Fui la opción barata de Chilavert” dijo alguna vez en una entrevista. Llegó al club y no tardó mucho en ganarse el puesto.  Cuando llegó Carlos Bianchi le pidieron que busque algún otro arquero para reforzar el arco, pero el entrenador confió en el colombiano pese a recibir 10 goles en las primeras fechas.  Campeón invicto en el 98, la historia de Córdoba iba a ser gloriosa. Consiguió casi consecutivamente tres torneos locales, dos Copas Libertadores y la Copa Intercontinental. Es considerado el mejor arquero colombiano de la historia. Un héroe nacional que pasó y dejó huella bajo los tres palos de la Bombonera. 

Comentarios