Nacional

Las tremendas anécdotas de Maradona: su debut, Passarella, Palermo, Lavezzi y México 86

El Diego repasó varias historias de su época de jugador y DT en una entrevista imperdible con el canal de la AFA

Diego Maradona volvió a repasar increíbles anécdotas de su carrera como jugador y DT. Foto: Fotobaires(EFE)

Diego Maradona volvió a repasar increíbles anécdotas de su carrera como jugador y DT. Foto: Fotobaires | EFE

Diego Maradona volvió a hablar y, como es costumbre, sacó a relucir la enorme cantidad de historias que ha tenido en su época como jugador. El ex futbolista y ahora entrenador de Gimnasia no dejó nada afuera e hizo un repaso por varios protagonistas que tuvo en su carrera.

Así, en diálogo con el canal oficial de la AFA, el Diego detalló cómo fue su debut, la recordada Mano de Dios, su pelea con Passarella, la opción de Lavezzi o Palermo cuando era DT de la Selección y mucho más. Mirá:

Su debut en Argentinos: "Eramos pobres, tan pobres, que le partido contra Talleres se jugaba a las tres o cuatro de la tarde. Había un sol de la puta madre. Pero yo fui con un pantalón de corderoy. Es que el único pantalón que tenia era de corderoy. En esa época, los guachos usaban los de corderoy en invierno y los otros en verano. Pero yo me mandé derecho, qué me importaba el calor si tenía el corazón que me latía de manera Increíble. Me tomé el tren 44, el 135, y me bajé en Boyacá y Jonte. Ahí me encontré con mi viejo, que había ido a trabajar. Cuando los jugadores de Argentinos me vieron con el corderoy, pensaron que me equivoqué de placard. Pero la realidad es que no teníamos ni placard, ja. Lo juro por mi mamita que está en el cielo".

México 86: "Fuimos con un equipo mediocre. Pero cuando nos juntamos en Barranquilla, nos miramos a la cara y nos dijimos que teníamos más equipo de lo pensado. El tema es que unos días después jugamos contra Junior y no pasamos de mitad de la cancha. Eramos malos, malísimos, una banda de perros, no podíamos tirar una pared, ja. Después decidimos no ir a Bogotá. Viajamos a México, y ahí el grupo se hizo fuerte".

Su relación con Passarella: "Passarella se echó solo del Mundial de México, porque decía que teniendo en la cabeza a Menotti, no se podía jugar con Bilardo. Sin embargo yo también tenía en la cabeza a César y salí campeón con Carlos".

Lágrimas por Lavezzi y la elección de Palermo: "El verde me tira mufa. Cuando era técnico de la Selección, un día sale este... ¿Cómo es el que fue a Napoli y después a China? Ah, sí, el Pocho Lavezzi. Bueno, el Pocho se apareció con unos botines verdes y me preguntó si me gustaban. 'No, con esos verdes, conmigo no entrenás', le dije. Entonces, se los sacó y le pidió a Marito que se los quemara. Después se apareció con unos azules. 'Ahora sí, vení al ruedo', le respondí. Y el Pocho fue el único que tuve que dejar afuera de la lista de Sudáfrica. Me quedé llorando por el Pocho. Es que estaba entre él y Palermo. Pero al Titán le debía mucho. Bah, al Pocho también. Pero tuve que decidir".

La Mano de Dios: "Yo buscaba una pared porque los ingleses eran una roca. Fenwick, Butcher, todos en la defensa eran grandotes. Y también Sansom, que es el que me da el pase. Valdano no me da el pase. Lo anticipa a Sansom. Y Sansom la quiere haces es jugar para atrás, en ese equipo no existía jugarla para atrás, sino dársela al arquero para que él siguiera. Cuando vi que iba para arriba, dije 'no la alcanzo nunca, bajá por favor'. Se me ocurrió una idea. meter la mano y meter la cabeza. Claro, cuando caigo, no entendía dónde estaba la pelota. ¡Miro y la pelota está en la red! Entonces, ¡empiezo a gritar 'gol, gol!'. Y Checho, el boludo de Checho, me pregunta si lo había hecho con la mano. 'Callate la boca, boludo, y abrazame', le dije. Ahí me empezaron a abrazar todos. Valdano también me pregunta: '¿No me digas que fue con la mano?. Y le respondo lo mismo. 'Después te cuento, Valdano, dejate de hinchar las pelotas'".

Comentarios