Nacional

El primer gol de cabeza de un arquero argentino

El 12 de mayo de 1996, Carlos Bossio se metió en la historia gracias a un golazo que convirtió sobre la hora para empatar un partido entre Estudiantes y Racing, en Avellaneda. Nadie lo marcó y clavó un cabezazo letal

Por Federico Del Río

Pompei decía ‘agárrenlo al grandote’ pero estaban todos con marca y nadie me agarró a mí. Salté solo y cuando vi que la pelota entraba no lo podía creer". Así de simple detalló ese momento que quedó grabado para toda la vida. Podrán quedar obsoletos los VHS, CDs, DVDs y todos los soportes que se les ocurran que el gol de Carlos Gustavo Bossio a Racing seguirá presente en la memoria de todos los hinchas, no sólo los de Estudiantes. Ese cabezazo sobre el final del partido en el Cilindro para marcar el empate será para siempre el primer gol de cabeza de un arquero en la Primera de Argentina.

Fue la noche del 12 de mayo de 1996, hay 24 años, cuando el Pincha del Profe Córdoba llegó a Avellaneda como puntero del Torneo Clausura. Tuvo un buen arranque y estaba en lo más alto hasta esa novena fecha contra la Academia que dirigía Miguel Brindisi. El partido no fue nada bueno y Racing iba camino a quedarse con el triunfo gracias al gol de Juan Ramón Fleita. Estudiantes, encima, estaba con un hombre menos por la expulsión de Alfredo Cascini. Y cuando el partido se moría, Chiquito cruzó toda la cancha para escribir su propia historia.

El otro día vi el gol de Chilavert y cuando iba para el área pensé ‘¿no se me dará hoy?’. Y se me dio”, contó Bossio esa noche en la que fue el invitado estrella en el programa Fútbol de Primera. Hubo un centro primero que los defensores de Racing despejaron al córner. El arquero se quedó entonces esperando y nadie lo marcó. Hasta se animó a señalarle a Silvano Maciel adónde tenía que poner la pelota. Y ahí fue: pegó un salto impecable y le dio a la pelota con el parietal derecho. Salió como una bala hasta la red por más que Nacho González voló y se estiró para tratar de atajarla.

Chiquito cayó de rodillas al piso y ahí se armó la montaña de abrazos para festejar el empate. Después del pitazo final, sus compañeros lo llevaron en andas para celebrar frente a los hinchas de Estudiantes que estaban en la popular visitante. Fue el personaje de la noche, aunque el Profe Córdoba quiso tener un poco de protagonismo. "Para mí pasaron 5 minutos, la pelota iba en cámara lenta, pero vi que Nacho (González) no llegaba. Fue un descontrol y lo más gracioso pasó después: yo declaro que no fue una jugada preparada y el Profe dijo que sí. En el vestuario le dije ‘si vamos a mentir, avíseme y mentimos juntos’", confesó Bossio el año pasado, en una entrevista con el sitio 0221.

El histórico gol de Bossio volvió a tomar vida hace pocos meses, en el marco de la inauguración del nuevo estadio de Estudiantes. En el partido que se realizó entre las leyendas del club, Chiquito fue uno de los arqueros y cuando hubo un córner a favor de su equipo todos los hinchas empezaron a pedir que fuese hasta el área como en aquella noche en Avellaneda. Bossio les dio el gusto, cruzó toda la cancha, esperó el centro y otra vez metió un cabezazo goleador que el uruguayo Claudio Flores no pudo atajar.

Comentarios