Nacional

El fugaz paso del Messi guaraní por Argentina

Así lo habían bautizado a Juan Manuel Iturbe, el delantero que hace siete años jugó su primer partido como titular con la camiseta de River. Después de 17 encuentros y tres goles, se fue y pasó por otros seis clubes

Por Federico Del Río

Juan Manuel Iturbe(Fotobaires)

Juan Manuel Iturbe | Fotobaires

No deber ser nada fácil que con 19 años te presenten como nuevo jugador de River y te señalen como “el Messi guaraní”. Juan Manuel Iturbe fue un juvenil que prometía ser el socio de Lio por lo que hasta se generó una disputa con Paraguay para ver a qué selección representaría. Nacido en Argentina, de chico se crió en el país natal de sus padres y por eso ya lo habían marcado en la Albirroja. Pedro Troglio lo hizo debutar con apenas 16 años en la Primera de Cerro Porteño y enseguida se destacó, por lo que muchos clubes europeos comenzaron a seguirlo: Porto se lo llevó con 18 años recién cumplidos.

Sin embargo, en el club que compartió con Lucho González no tuvo demasiado lugar. No se dio la explosión que se esperaba de él y en el inicio del 2013 viajó a la Argentina para disputar el Sudamericano Sub 20 con la celeste y blanca (ya había participado del anterior Sudamericano y Mundial de esa categoría en 2011). Allí fue compañero de Ricky Centurión, Manu Lanzini, Alan Ruiz y Luciano Vietto, entre otros jugadores destacados de aquel plantel que no pudo superar la primera fase por lo que tampoco llegó al Mundial. Después de esa eliminación, Iturbe no quiso volver a Portugal y ahí apareció River.

Daniel Passarella era el presidente por entonces que lo contrató a préstamo por seis meses, luego de haber incorporado a Lionel Vangioni, el otro refuerzo que sumó el equipo de Ramón Díaz en ese mercado de pases. Y después de seis partidos en los que fue sumando minutos en los segundos tiempos, el riojano lo puso a Iturbe por primera vez como titular el 21 de abril de 2013, cuando se trajo un triunfo de visitante frente a Godoy Cruz (2-1), la noche en que Eder Álvarez Balanta convirtió su primer gol en Primera. 

A partir de ese momento, el Messi guaraní fue titular en todos los partidos siguientes, salvo en el último -el de su despedida- que fue al banco, ingresó en el segundo tiempo y se despidió con el gol que cerró el 3-1 frente a San Martín de San Juan. Había sumado un total de 17 presencias y tres goles convertidos, mostrando un nivel interesante, algunos piques que lo mostraban a pura velocidad, pero sin llegar a descollar como el crack del Barcelona. Lejos estaba de esa versión que prometía ser cuando arrancó en el fútbol paraguayo.

River no lo retuvo y regresó a Porto, donde jugó un partido y lo cedió nuevamente. Esta vez al Hellas Verona, adonde volvió a ser el Iturbe versión Messi y terminó en la Roma, que puso 22,5 millones de euros por su pase, un año después de haberse ido de River. Sin embargo, su rendimiento no fue el esperado y comenzó con un cambio de camisetas constante: fue cedido al Bournemouth de Inglaterra, volvió a Roma, pasó por el Torino (a préstamo) y en 2017 llegó a México: lo compró Tijuana. Actualmente juega en Pachuca, luego de un paso por los Pumas. Y en el medio de ese raid, decidió volver a jugar para la selección paraguaya, con presencia en las Eliminatorias para Rusia 2018 y en la Copa América Centenario y la del 2019.

Comentarios