Nacional

El día que el Boca de Bianchi superó al Racing de José

El 2 de junio de 1999, el equipo del Virrey le ganó a Central en la Bombonera y llegó a los 40 partidos invicto, superando la marca que tenía el equipo de Pizzuti, que se había mantenido 39 encuentros sin derrotas en 1966

Por Federico Del Río

Boca vs Rosario Central el 2 de junio de 1999. Así alcanzaba los 40 partidos invicto(Fotobaires)

Boca vs Rosario Central el 2 de junio de 1999. Así alcanzaba los 40 partidos invicto | Fotobaires

Tres días antes, con un 0-0 contra Talleres, en Córdoba, ya había igualado el récord que tenía el famoso Equipo de José, aquel Racing que llegó a ser campeón del mundo y que había conseguido estar invicto durante 39 fechas en el fútbol argentino. El primer objetivo estaba cumplido, pero ese Boca de Bianchi quería más. Y lo logró: el 2 de junio de 1999, le ganó 1-0 a Rosario Central en la Bombonera y se transformó en el equipo con la racha más extensa sin derrotas. Un gol de Jorge Bermúdez fue el que permitió quedarse con esa distinción y, además, quedar a un paso de una nueva vuelta olímpica.

Oscar Córdoba; Aníbal Matellán, Jorge Bermúdez, Walter Samuel, Rodolfo Arruabarrena; Mauro Navas, Cristian Traverso, Diego Cagna; Juan Román Riquelme; Guillermo Barros Schelotto y Martín Palermo fueron los 11 que puso Carlos Bianchi aquel miércoles para enfrentar al equipo que dirigía Edgardo Bauza. Y fue el colombiano, con un cabezazo en el inicio del segundo tiempo, el que desató el festejo de Boca, que esa noche usó una camiseta muy particular, en la que el blanco reemplazaba al habitual amarillo.

Ese triunfo fue el partido 40 sin derrotas, una racha que había comenzado con cuatro triunfos y un empate del equipo que dirigió de manera interina Carlos García Cambón, quien se hizo cargo del equipo después de la salida del Bambino Veira. Luego asumió Bianchi, quien de entrada tuvo una gran efectividad: lo sacó a Boca campeón invicto del Apertura 98 y se transformó en bicampeón con la vuelta olímpica del Clausura 99, aunque el invicto se cortó justo el día de la vuelta olímpica. Sí, Boca festejó un nuevo título a pesar de haber caído por 4-0 frente a Independiente.

Esa goleada en la Doble Visera, con un golazo desde mitad de cancha de José Luis Calderón incluido, cerró en 40 la cuenta del récord de Boca, pero no complicó la situación del equipo de Bianchi que festejó a pesar de la derrota. ¿Por qué? Porque le llevaba siete puntos de ventaja a River, que perdió contra Racing y, entonces, dos fechas antes del final del torneo ya había un nuevo campeón. Estuvo muy cerca de lograr un bicampeonato sin perder siquiera un partido, pero el Rojo no le permitió tener esa exclusividad

Comentarios