Nacional

El día que a Alberto Fernández le quisieron pegar en la cancha: "Se me vinieron al humo y la policía me rescató"

El presidente de Argentina recordó en un mano a mano con TNT Sports una anécdota del partido que vivió como hincha de Argentinos frente a San Lorenzo en 1981

El día que a Alberto Fernández lo salvó la policía en la cancha de Ferro

Alberto Fernández le brindó un mano a mano a TNT Sports en el que habló de sus gustos futbolísticos. Conocido es su fanatismo por Argentinos y en la entrevista con la periodista Ángela Lerena, recordó una anécdota de su época de hincha.

"Si vos me preguntás cuál es el momento que recuerdo con mayor emoción de Argentinos Juniors es cuando se jugó el descenso con San Lorenzo en 1981. El que perdía descendía. Ese día, no me olvido nunca, ganamos 1-0 y descendió San Lorenzo. Por lo cual, uno que era hincha de un equipo chico era sentía la venganza del chico contra los grandes, fue la primera vez que un grande descendió. Fue la única vez que salté a la cancha y me metí para festejar. Mirá la alegría que tenía...", inició.

Pero aquel partido no quedó en su memoria sólo por el resultado, sino por una discusión con los hinchas rivales. "Hay una anécdota divertida. Yo había comprado entradas en la platea de madera, enfrente de la techada. Yo era el único hincha de Argentinos Juniors en la cancha, eran todos de San Lorenzo, yo estaba harto. Estaba harto de lo que gritaban ellos en el partido de Tercera", comentó el ahora presidente de la República Argentina.

"En un momento, el lateral derecho de la Tercera de Argentinos hace una linda jugada y le hace un caño a uno de San Lorenzo. Yo ya estaba tan molesto que grité: 'Vamos, pibe. Andá mostrándoles lo que les va a pasar en el partido de Primera'. Y se me vinieron todos al humo y la policía me rescató. Me dijeron: 'Andate de acá, pibe. Te van a matar'", recordó entre risas.

Y relató: "Entonces me llevaron a la platea de enfrente. Tuve que ver todo el partido en silencio, sin gritar el gol ni festejar el penal atajado, porque corría riesgo mi vida, ja. Cuando terminó el partido me descolgué y salté. Ahí vino un policía con un perro y les pedí que me dejen: 'Dejame entrar porque estos me matan, soy de Argentinos Juniors'. El tipo se condolió y me dejó".

Por último, Fernández contó que se desquitó con aquellos hinchas del "Ciclón". "Entré y lo abrazaba a Alles. Le decía: 'Saludá allá que son hinchas de Argentinos, saluda ahí'. Eran los hinchas de San Lorenzo que me habían querido matar por lo que había dicho en el partido de Tercera. Y él tiraba besos. Fue formidable", completó.

"Se van a enojar los hinchas de San Lorenzo, pero fue un momento glorioso. Es el momento que recuerdo con mayor alegría de Argentinos Juniors", concluyó Alberto.

Comentarios