Nacional

El ascenso de Unión con un condimento especial

El 29 de julio de 1989 es una fecha patria para los hinchas tatengues: año tras años recuerdan la final que le ganaron a Colón para volver a Primera. Leonardo Madelón fue el autor del triunfo que quedó en la historia
 

Por Federico Del Río

El halcón inflable en Florencio Varela, el tiburón inflable en Mar del Plata, la cabeza del lobo en La Plata o Diego gritando un gol en La Paternal. La moda de darle un toque personalizado a las mangas para que salgan los equipos a las canchas ya se instaló hace un tiempo en el fútbol argentino. En el estadio de Unión, cuando los ventiladores se encienden aparece una camiseta gigante que lleva el número 89. ¿Por qué? ¿Qué futbolista vistió ese número? Ninguno. Lo que recuerda es el año de un ascenso histórico e inolvidable para todos los hinchas tatengues.

El 29 de julio de 1989 es para Unión lo que para River significa el 9 de diciembre de 2018. Porque en aquella jornada de la que se cumplen 31 años se produjo la vuelta a Primera del equipo santafesino, pero con un agregado muy especial: fue después de ganarle la final a Colón con un gol de Leonardo Carol Madelón que está grabado en los libros de historia de Unión. Aquel equipo era dirigido por Humberto Zucarelli y tenía a Carlos Trullet como ayudante de campo, dos nombres que también se ganaron un lugar en todos los corazones tatengues.

Gustavo Tognarelli; Ricardo Altamirano, Luis Tomé, Jorge Mauri, Horacio Humoller; Carlos González, Roberto Pasucci, Víctor Rabuñal, Leonardo Madelón; Gustavo Echaniz y Dante Fernández fue la última formación de ese plantel que consiguió el regreso a Primera un año después de haber perdido la categoría. Faltó el goleador, Pepe Castro, porque estaba suspendido y se perdió ese encuentro. Unión había descendió en el 88, después de mantenerse 14 años en la máxima categoría y rápidamente se armó para buscar la vuelta, aunque consiguió un refuerzo clave para la segunda ronda: Madelón había quedado libre de San Lorenzo, se transformó en el 10 de Unión y marcó la diferencia

Gracias a la buena campaña que hizo en la primera parte del torneo (terminó tercero detrás de Chaco For Ever y Lanús), Unión se salteó los octavos de final en la etapa definitoria y después dejó en el camino a Deportivo Italiano y Almirante Brown antes de llegar al cruce con su clásico rival en la final por el ascenso. El primero fue en la cancha de Colón y ahí el equipo de Zucarelli dio un paso gigante: ganó 2-0 con goles de Altamirano y Echaniz, y los hinchas empezaron a sentir que estaban a un paso de la gloria. Unos días más tarde, en el 15 de Abril, Madelón sacó un remate fuerte y rasante a la salida de un tiro libre y desató la locura.

Desde entonces, cada 29 de julio es un día de fiesta para todos los tatengues. Se festeja como lo hacen los hinchas de Central con la palomita de Poy o como lo empezaron a hacer los de River el pasado 9 de diciembre. Porque no sólo significó volver a Primera rápidamente sino que también fue dejar a Colón en la B Nacional por un tiempo más: recién en 1995 el Sabalero pudo conseguir ese objetivo que le fue esquivo por muchos años.

Comentarios