Nacional

El San Lorenzo récord de Manuel Pellegrini

Hace 19 años, el Ciclón daba la vuelta olímpica del Clausura 2001 gracias a una racha de 11 victorias consecutivas. Fue el equipo que más puntos obtuvo en los torneos cortos, con un 82,5% de efectividad

Por Federico Del Río

La hinchada de San Lorenzo en el nuevo Gasómetro(Fotobaires)

La hinchada de San Lorenzo en el nuevo Gasómetro | Fotobaires

El inicio del 2001 no fue fácil para San Lorenzo. Desde problemas económicos en lo institucional hasta una pelea en público entre Sebastián Abreu y Eduardo Tuzzio para ver quién pateaba un penal en un amistoso de verano. Para cantar bingo, el entrenador Oscar Ruggeri renunció días antes de que comenzara el Torneo Clausura. Víctor Hugo Doria asumió interinamente mientras Fernando Miele buscó y sorprendió con el reemplazante: el chileno Manuel Pellegrini. El Ingeniero tenía buenos antecedentes en su país y en Ecuador, pero era un desconocido para el fútbol argentino.

El nuevo DT asumió en la tercera fecha del campeonato y las expectativas no eran demasiadas debido al contexto en el que le había tocado hacerse cargo de San Lorenzo. De hecho, en la octava fecha perdió 3-1 frente a River y quedó lejos de los puestos de arriba de la tabla. Sin embargo, ese clásico fue el quiebre, el punto inicial de una racha que terminó siendo récord: el Ciclón sumó los 33 puntos que quedaban en disputa gracias a 11 victorias consecutivas y dio la vuelta olímpica el 10 de junio de 2001, hace 19 años.

Ese San Lorenzo, que tuvo a Bernardo Romeo como goleador del campeonato con 15 tantos, se quedó con dos marcas que aún continúan vigentes: fue el campeón con más puntos (47) en los torneos cortos y además consiguió la mayor racha de triunfos seguidos, que se extendió hasta 13 gracias a las otras dos victorias con que arrancó en el Apertura 2001. Sin dudas, una máquina impecable que logró armar Pellegrini, sorprendiendo a todos después de la desconfianza inicial que había provocado su contratación.

Sebastián Saja; Juan José Serrizuela, Horacio Ameli, Fabricio Coloccini, Aldo Paredes; Eduardo Tuzzio, Pablo Michelini, Walter Erviti, Leandro Romagnoli; Raúl Estévez y Bernardo Romeo era la formación base del campeón, que también tuvo otros jugadores que también fueron importantes para conseguir el objetivo que San Lorenzo no lograba desde el 95. En el arco, por ejemplo, alternó Gustavo Campagnuolo; Lucas Pusineri y Leo Rodríguez eran alternativas en el mediocampo; y el Loco Abreu, en la delantera. 

La vuelta olímpica llegó en el Nuevo Gasómetro, en el partido de la última fecha frente a Unión. Romeo, de penal, y Erviti convirtieron los goles del 2-1 que les permitió festejar ante casi 50 mil hinchas que habían agotado las entradas. Hubo una ayuda clave en la fecha anterior: Huracán, sí Huracán, le había ganado 3-2 al River de Américo Gallego y ahí el equipo de Pellegrini quedó solo en la punta. Así llegó más tranquilo a la definición contra los santafesinos y no falló. Siguió con su racha ganadora que todavía nadie consiguió ni siquiera igualar.

Comentarios