Nacional

"Desde la tribuna me tiraban un montón de monedas y yo quería ir a buscarlas porque al día siguiente me tenía que tomar el colectivo", recordó Pablo Álvarez

El ex defensor del "Xeneize" contó en diálogo exclusivo con TNT Sports cómo fue la decisión de patear un penal en la definición desde los 12 pasos. Además, relató una anécdota insólita de lo que le tiraban los hinchas

El recuerdo de Pablo Álvarez del penal vs. River

Pablo Álvarez fue una pieza fundamental del Boca de Carlos Bianchi que llegó a la final de la Copa Libertadores 2004 ya que, pese a su juventud, fue uno de los que pateó y marcó en la definición por penales ante River en pleno Estadio Monumental.

En diálogo exclusivo con TNT Sports, el ex defensor del "Xeneize", actualmente en Arsenal, recordó aquella caminata desde la mitad de la cancha hasta el punto penal. "Arranqué solo e iba convencido de lo que quería hacer. Después del gol hubo mucho silencio, antes muchos silbidos. Es una anécdota muy linda y es algo que me marcó en mi carrera. A ese penal no lo quiero ver más porque si lo veo de vuelta pega en el palo, ja", recordó.

Y allí fue cuando contó la insólita anécdota. "No tomaba conciencia. Desde la tribuna me tiraban un montón de monedas y yo quería ir a buscarlas porque al día siguiente me tenía que tomar el colectivo. Carlos me dijo de patear el penal y, entre un caradurismo terrible y un cagazo total, le dije que sí con la cabeza", relató.

Al mismo tiempo, recordó que en aquella época, en la que había jugadores del calibre de Guillermo Barros Schelotto o Carlos Tevez, Bianchi no los hacía practicar penales, pero que igual pateaban en las prácticas. "¿Cómo me iba a quedar pateando penales en los entrenamientos con los monstruos que había? Ja", contó entre risas.

Por último, Álvarez indicó que se reencontró con Bianchi. "Hace poco tiempo tuve la posibilidad de juntarme con él y recordar momentos lindos que tuvimos en Boca. En esa charla le pregunté lo que me preguntan todos: 'Carlos, ¿por qué me mandó a mí a patear ese penal?'. Él me dijo: 'Simple, primero porque estabas en el plantel y confiaba en vos. Además, me estabas mirando a los ojos, eras uno de los pocos'. El fútbol no es tan complicado", completó Pablo.

Comentarios