Nacional

Cuando los pibes de River pisaron fuerte en la Bombonera

El 30 de abril de 1994, el equipo de Passarella ganó el superclásico como visitante con goles de Ariel Ortega y Hernán Crespo. Así cortó una larga racha de ocho años sin poder ganarle a Boca en su estadio

Por Federico Del Río

Los primeros años de la década del 90 tuvieron a River haciéndose fuerte a la hora de dar vueltas olímpicas. Pero por lo general había un escollo que no podía superar: en los superclásicos la supremacía era de Boca. Después de un triunfo en el Apertura 90, el equipo que dirigía Passarella no pudo volver a ganar hasta el cruce que se dio por la Copa Centenario. Pero el triunfo más importante se dio hace 26 años, el 30 de abril de 1994, con un 2-0 en la Bombonera que además sirvió para romper con una sequía de ocho temporadas sin conseguir una victoria allí (la última había sido el 2-0 del 86 con la pelota naranja).

De arranque en aquel superclásico pareció que la historia sería la misma que se venía repitiendo por ese entonces. A los 12 minutos hubo un penal para Boca que se hizo cargo de patearlo el uruguayo Sergio Martínez. Sin embargo, Javier Sodero le adivinó el remate al Manteca y lo atajó. Eso le dio el envión anímico que necesitaba River para ir a buscar el triunfo que se le venía negando durante tanto tiempo. Y hubo un gran responsable: un joven Ariel Ortega, que recién había cumplido 20 años.

El Burrito jugó un partido excelente volviendo loco a Javier Mac Allister, al punto tal que esa actuación fue prácticamente decisiva para que Alfio Basile incluyera al jujeño en la lista definitiva para el Mundial 94. Ortega fue el autor del 1-0 a los 14 minutos del segundo tiempo, con un remate desde el borde del área que se clavó en el ángulo del primer palo que defendía Navarro Montoya. Y lo festejó a puro baile mirando hacia la segunda y tercera bandeja visitante de la Bombonera, ya que eran tiempos en los que había hinchas de ambos clubes. 

Javier Sodero; Hernán Díaz, Fernando Gamboa, Roberto Ayala, Guillermo Rivarola; Julio Toresani, Leonardo Astrada, Sergio Berti; Néstor Cedrés; Ariel Ortega y Hernán Crespo fue la formación que puso Passarella para enfrentar al equipo de César Luis Menotti. River empezó a controlar más el partido con el gol de ventaja, aunque recién en los últimos minutos pudo respirar con tranquilidad. Toresani entró por derecha, el Mono llegó a desviar su remate, pero la pelota dio en el travesaño y le quedó servida para que Crespo (de 18 años) la empujara de cabeza para liquidar la historia.

Aquel superclásico tuvo una página negra post partido: a la salida de la Bombonera, un camión en el que viajaban hinchas de River fue emboscado en la intersección de las avenidas Huergo y Brasil por los barras de Boca que dispararon hacia el vehículo provocando la muerte de Angel Delgado y Walter Vallejos (en su caso, cayó al asfalto y fue atropellado por el mismo camión). Ese hecho lamentable provocó la detención y juicio de los principales integrantes de La 12, entre ellos el jefe José Barrita (El Abuelo), que recibieron penas de entre cinco y veinte años de prisión.

Comentarios