Nacional

A 20 años del debut de D'Alessandro

El 28 de mayo de 2000, el Cabezón jugó por primera vez con la camiseta de River, reemplazando a Diego Placente en un partido contra Unión. También jugó en Alemania, España e Inglaterra, pero se hizo ídolo en el Inter de Brasil

Por Federico Del Río

Primer gol en River de Andrés D'Alessandro, el 2 de septiembre de 2001 ante Estudiantes(Fotobaires)

Primer gol en River de Andrés D'Alessandro, el 2 de septiembre de 2001 ante Estudiantes | Fotobaires

Faltaban 15 minutos para el final del partido que River estaba perdiendo frente a Unión, por el Torneo Clausura 2000, cuando Américo Gallego decidió apostar por ese zurdito atrevido para tratar de revertir el resultado. Lo tiró a cancha por primera vez, en reemplazo de Diego Placente. No hubo caso, los de Núñez perdieron en el Monumental por 2-1, pero ese 28 de mayo de 2000 quedó marcado para siempre en la historia de Andrés D'Alessandro, quien cumple este jueves sus dos décadas como futbolista profesional.

Tenía 19 años cuando arrancó de la mano del Tolo (y esos minutos le valieron ser parte del título del Clausura 2000), aunque su consolidación en Primera se dio a partir del segundo semestre del año siguiente, ya con Ramón Díaz como entrenador. Con la llegada del riojano, D'Alessandro se transformó en titular y empezó a desplegar toda su categoría: una zurda exquisita, una pegada milimétrica y una gambeta que patentó como La Boba para dejar desarmados a los defensores rivales. Así fue clave para las vueltas olímpicas del Clausura 2002 y 2003 (con Manuel Pellegrini como entrenador) hasta que el Wolfsburgo se lo llevó rápidamente para Alemania.

Jugó tres temporadas en la Bundesliga, tuvo un corto paso por el Portsmouth inglés y luego vistió la camiseta del Zaragoza durante dos años hasta que decidió volver a la Argentina por motivos personales. En ese momento (2008), River no le abrió las puertas y terminó en el San Lorenzo que dirigía Ramón Díaz. Fueron apenas seis meses, pero que alcanzaron para que se diera el recordado cruce entre ambos equipos en la Libertadores, cuando los de Boedo eliminaron al equipo de Simeone en un 2-2 con dos hombres menos, luego de estar 0-2 abajo. Esa noche, el Cabezón fue silbado cada vez que tocó la pelota, aunque él en las declaraciones posteriores sólo descargó su bronca contra los dirigentes que no lo habían querido en River.

Rápidamente se fue de San Lorenzo y llegó a Brasil para ponerse la camiseta del Inter de Porto Alegre y transformarse en ídolo. Más de 400 partidos, 17 títulos estatales, cuatro internacionales (Sudamericana 2008, Suruga Bank 2009, Libertadores 2010 y Recopa 2011) y una trayectoria que todavía sigue vigente, en la que tuvo una interrupción de un año justamente para volver a ponerse la camiseta de su primera amor: fue en 2016, cuando D'Alessandro se sumó al equipo de Gallardo y sumó dos estrellas más: la Recopa y la Copa Argentina.

Con la Selección Argentina no logró tener el protagonismo que se esperaba de acuerdo con el rendimiento que se veía a diario. Fue campeón mundial con el Sub 20 en 2001, cuando Pekerman lo sumó a último momento al plantel por la lesión de Livio Prieto. También ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos del 2004, con Bielsa. Pero apenas sumó 24 partidos en la Mayor, con la que participó en la Copa América 2004. En 2010 estaba tal vez en su mejor momento, pero Maradona no le dio ninguna oportunidad.

Con contrato firmado hasta diciembre de este año con el Inter, a los 39 años, D'Alessandro no piensa todavía en el retiro. Hace unos días, durante una charla con los juveniles de las Inferiores de River mostró que sus ganas siguen intactas: "En ningún momento pensé en largar por el coronavirus. Sigo mi rutina normal, aunque no es lo mismo entrenar en mi casa que con mis compañeros. A mi edad no puedo parar ni un día. Hay que ser responsable y meterle duro".

Comentarios