Liga Profesional

Tevez se fue de casi todas partes haciendo mucho ruido

El cambio de apellido y el agobio de Buenos Aires… Las peleas con Leao, Ferguson y Mancini… El frío comunicado antes de volar a China… Carlitos dejó la mayoría de los clubes envuelto en problemas o en situaciones que no cerraron. Ahora pasa lo mismo. 

Por Enrique Gastañaga

Carlos Tevez anunció que se va de Boca

Semejante ídolo merecía otro epílogo, en la cancha, en un partido, con los hinchas abrazándolo a puro amor. Demasiada frialdad encierra una conferencia de prensa para despedir a un futbolista siempre muy cercano a la gente. Sin embargo, así lo eligió Carlos Tevez. Se va de Boca en su ley. A su manera, disparando sensaciones fuertes, haciendo mucho ruido...

De All Boys, cuando estaba en su etapa formativa, saltó a Boca cambiándose el apellido y poniéndose el de su tío. Era Carlos Martínez. Pasó a ser Carlos Tevez para vestirse de azul y amarillo.

La primera vez que se fue de Boca también provocó revuelo. Todo se definió a fines de 2004. Su contrato vencía en junio de 2005 y había prometido que lo cumpliría. Los dirigentes no aceptaban que se fuera. Deseaban retenerlo hasta el final del vínculo para que jugara la Copa Libertadores. Pero no hubo caso. Carlitos le comentó al presidente Mauricio Macri que se quería ir sí o sí por motivos personales. No quería seguir viviendo en Buenos Aires. Eran días tumultuosos del crack. El Corinthians se lo llevó en un pase de cerca de 20 millones de dólares.

Tevez se instaló en la historia del Corinthians coronando en el Brasileirao, pero el epílogo de su historia en el gigante paulista también resultó ruidoso. Todo explotó cuando el DT Leao le quitó la capitanía porque su portugués no se le entendía. En agosto de 2006 se declaró en estado de rebeldía, faltó a dos prácticas y al poco tiempo se fue, aunque su contrato expiraba en diciembre. Lo esperaba el fútbol inglés…

El West Ham estaba por irse al descenso, pero llegó Tevez y lo salvó. El cierre de esa etapa no incluyó turbulencias. El grupo inversor dueño de su pase lo transfirió a mediados de 2007 al inmenso Manchester United, donde transitó del amor al odio. Ganó media docena de títulos. Ganó una Champions League. Sin embargo, su partida fue más que polémica. Protagonizó un conflicto nada menos que con Alex Ferguson y eligió el destino menos aconsejable: ¡se fue al otro equipo de la ciudad!

Del Manchester United al Manchester City se mudó el Apache. En los Citizens, donde fue campeón como en todas partes, tampoco dibujó un camino de tranquilidad. En 2011, durante un partido contra el Bayern Munich, estaba en el banco. El DT Roberto Mancini lo llamó para que ingresara y él se negó. Lo suspendieron y estuvo un largo tiempo sin jugar. Ahí a Tevez ya no lo querían ni los del United ni los del City, tanto que antes de un clásico un camión de basura recorrió la ciudad y fanáticos de ambos equipos tiraban las camisetas de Carlitos que habían comprado.

Como el Manchester City no encontraba un destino para transferirlo definitivamente, hubo una especie de amnistía y Tevez volvió a jugar y a salir campeón, pero se quería ir. Hasta que en 2013 apareció la Juventus. Tal vez en la Vecchia Signora desembocó en el mejor final de todos. Su último partido fue nada menos que una final de Champions League. En plenitud, había decidido regresar a Boca. Lo esperaba para recibirlo una Bombonera llena en un día semana, laborable, a las seis de la tarde.

Todo lo que sucedió después ya resulta mucho más fresco. Aunque había prometido retirarse en el club, voló a China detrás de una montaña de millones. A esos hinchas que habían reventado la Bombonera para recibirlo, sólo les dio explicaciones a través de un frío comunicado. Lastimó el sentimiento de muchos fanáticos.

Tevez en China había firmado un contrato por dos años, pero sólo soportó uno. Y a Boca volvió. Con su carisma, liderando a veces el equipo y sumando títulos, logró restaurar esa relación con la gente que se había deteriorado por aquella despedida con forma de comunicado. Sin embargo, ahora llega este momento, esta conferencia, este nuevo final en un momento extraño, con Boca clasificado a octavos de final de la Libertadores. Ahora hubo palabras. "No tengo más para dar", resumió. Pero también quedaron sobrevolando demasiadas incógnitas, no sólo la de un futuro probable en Estados Unidos... No podía ser de otro modo.

Comentarios