Liga Profesional

Las frases de Insúa sobre el presente de San Lorenzo

El director técnico señaló en TNT Sports en CNN Radio que “el equipo da muestras de crecimiento”. Además, elogió a Gonzalo Maroni: “Cada vez está más fuerte, ágil y rápido”.
 

Rubén Darío Insúa mano a mano con TNT Sports en CNN Radio

De manera progresiva, San Lorenzo va encontrando señales alentadoras en la Liga Profesional, sobre todo tras el impulso de la victoria frente a Argentinos en La Paternal. Rubén Darío Insúa pasó por TNT Sports en CNN Radio y abordó una diversidad de temas en el ciclo que conduce Pablo Giralt.

“Con el correr del tiempo y la suma de entrenamientos, el equipo de a poco ha ido creciendo. Fue todo junto: empezó el torneo, buscamos la evolución en la parte física y en la colectiva, y tuvimos que ir armando el plantel en el transcurso del campeonato. No es sencillo”, comenzó expresando el director técnico.

“El equipo venía dando una muestra de crecimiento. En ese camino estamos. Todavía falta, hay mucho trabajo por delante. Buscamos que la evolución sea constante: a veces más rápida, a veces más lenta, pero sin dejar de crecer todos los días y todo el tiempo”, agregó.
Según el entrenador, la pulseada por el arco entre Sebastián Torrico y Augusto Batalla se dilucida “de acuerdo con el partido”. Insúa explicó las razones de la alternancia: “Antes de empezar el torneo yo tenía clara la idea sobre los arqueros y lo hablé con ellos. En el único lugar en el que yo no tenía dudas y teníamos recambio era el arco. En ninguno de los otros diez puestos había un titular con recorrido en Primera y un suplente de esa característica. Les dije a dos muy buenos arqueros como Torrico y Batalla que buscábamos que tuvieran un rol protagónico. Este es un torneo largo. Lo definiremos [quién juega] de acuerdo con cada partido”.

Y reforzó: “Por supuesto que esto no es lo habitual, pero sí se da en muchos lugares. El año anterior le preguntaban a Mauricio Pochettino quién iba a atajar [en el PSG]. Capaz que atajaba cinco o seis partidos Donnarumma y después atajaba cinco o seis partidos Keylor Navas, y así sucesivamente. Quiero que, en un plantel con muchos futbolistas jóvenes, dos jugadores con recorrido, que han ganado títulos y están acostumbrados a jugar con presión como Torrico y Batalla, tengan un rol protagónico. Esa es la idea. Para mí, los dos son titulares”.

En otro tramo de la entrevista, el DT se refirió a Gonzalo Maroni, el ex Boca que se sumó a San Lorenzo: “Se incorporó cuando ya se habían jugado tres o cuatro fechas. Él había terminado el torneo en México con Atlas. Regresó y estuvo durante 20 días en Córdoba sin entrenar. Es normal que necesite tres o cuatro semanas como mínimo para tener cierta base y empezar a competir. Gonzalo fue creciendo poco a poco. Terminaban los entrenamientos y cuando el resto se iba a bañar, él se quedaba en el gimnasio. Todavía no está en plenitud, pero está mucho más cerca del nivel del resto. El otro día Gonzalo jugó casi 70 minutos y terminó bastante bien. Cada vez está más fuerte, más ágil y más rápido. Su crecimiento se va a ir acentuando”.

Insúa aludió a otros tópicos durante la nota:

• “El jugador joven a veces crece más rápido y a veces más lento. Casi el 70 por ciento del plantel se formó en las divisiones inferiores del club y muchos de ellos tienen pocos minutos en Primera. Hay que respaldarlos para que se sientan cómodos. Y si alguno juega mal un partido, trato de que no note disconformidad de mi parte. Al contrario, en la siguiente fecha, si puedo, lo vuelvo a poner. Hay un gran mérito: a ninguno de los jugadores jóvenes que le tocó jugar le pesó la responsabilidad. Para mí ese es un punto muy importante”.
• “Buscamos que el equipo crezca en todos los aspectos del juego, colectiva, individual, física y técnicamente. Nos hicimos cargo cuando faltaban once días para empezar el campeonato. El hecho de sumar ensayos fue produciendo un conocimiento entre los jugadores y cierta dosis de confianza”.
• “Haber ganado el clásico con Boca mejoró mucho la autoestima y la confianza de cara al futuro”.
• "No hubo ningún caso de un jugador que no haya querido entrenar. Desde el primer día el comportamiento personal y profesional del plantel ha sido excelente. Después, como se hizo público, hubo jugadores que tuvieron ofrecimientos del exterior, como (Agustín) Martegani y (Nicolás) Fernández Mercau. Ahí yo tengo que cumplir un rol no solo de entrenador sino hacer docencia, pensar como padre, saber sobre el origen familiar del jugador y su contexto social”.
• “En este caso puntual también tengo que pensar en el patrimonio del club. Fernández Mercau y Martegani tienen un gran futuro. Son buenos chicos. Traté primero de marcar territorio y después de ayudarlos para hacerlos pensar en forma adecuada y que le den valor al lugar en el que están. El mensaje que ellos me dieron y que pude receptar es que entendieron fácilmente mi forma de pensar y se dieron cuenta de mi rol. Serán importantes en la campaña. Seguramente los dos van a terminar jugando en Europa. Queremos que esa partida se dé en su momento con naturalidad y sin ningún micro conflicto en el medio. Las ofertas que tuvo el club están lejos de lo que ellos valen”.

Lo más Visto