Liga Profesional

"Mi gran deseo es volver a Vélez y ya hablé con quienes tenía que hacerlo", manifestó el Burrito Martínez

El delantero viene de jugar las últimas dos temporadas en la Primera Nacional con Almagro, pero cuenta con el pase en su poder. A los 34 años tiene el sueño de volver a ponerse la camiseta del "Fortín" y regresar a la elite del fútbol argentino, según contó en la entrevista con TNT Sports

Burrito Martínez quiere volver a Vélez

Juan Manuel Martínez tuvo tres etapas con la camiseta de Vélez, luego de haber debutado en 2003, y ganó tres títulos: Clausura 2005, Clausura 2009 y Clausura 2011.

A los 34 años y, después de dejar Almagro, el Burrito es jugador libre. “Tener el pase genera mayores chances de contratación, porque no hay que negociar con otro club, solo pagar el contrato del jugador. Tengo varias ofertas del exterior y algunas de Argentina. Estoy esperando a ver qué va a pasar con el regreso y los formatos para tomar una decisión de quedarme o irme al exterior”, contó en TNT Sports el delantero que además se está preparando para ser entrenador.

“Todos saben mi deseo, mis ganas de volver a Vélez y que soy hincha del club. Física y futbolísticamente me siento intacto y en condiciones. Ya hablé con quien corresponde. Hace dos años y medio que no tengo lesiones, juego todos los partidos y hago goles. Ahora depende de gustos personales del manager, entrenador y dirigentes. Estoy en una etapa de jugar por placer y no hay problemas desde lo económico. Si fuese por plata me hubiese ido al exterior a cobrar en dólares”, aseguró Martínez.

El fútbol argentino apunta a tener planteles con jugadores jóvenes post pandemia. Más allá de la situación económica, el Burrito entiende que hay que rodear a esos futbolistas con jugadores de experiencia. “Están priorizando los pibes y los negocios, sin ver que para que suban su precio hay que rodearlo de compañeros experimentados. River, en los últimos mercados incorporó jugadores de más de 30 que se pusieron la camiseta y potenciaron a los jóvenes, ganaron todo y ayudaron a los chicos porque ellos se llevan toda la presión. Muchos dirigentes no saben leer esto y no lo cuantifican, pero hay cosas que naturalmente el jugador adquiere a los 27 años, que con compañeros de los que se pueda aprender hoy lo entienden a los 22 o 23. Con todas las herramientas de entrenamiento y nutrición, sumado a las ganas y sacrificio que uno quiera hacer, se puede estirar la carrera y competir con jóvenes, estando a la par físicamente y un escalón arriba por la experiencia”, cerró.

Comentarios