Liga Profesional

El delantero de la Liga Profesional que pudo haber sido jugador de Boca: "Me probé a los 15 años y quedé, pero decidí volverme", contó Nicolás Orsini

El atacante de 26 años, autor de los dos goles de Lanús en la victoria sobre el "Xeneize" en la Bombonera, comentó que, de chico, pudo haberse puesto la camiseta azul y amarilla

Nicolás Orsini, delantero de Lanús(Fotobaires)

Nicolás Orsini, delantero de Lanús | Fotobaires

Nicolás Orsini fue el gran protagonista del triunfo de Lanús sobre Boca por la Copa Liga Profesional. El delantero de 26 años anotó los dos goles del "Granate" y se llevó todos los elogios. En este caso, valoró la victoria conseguida y contó que pudo haber jugado con la camiseta azul y amarilla.

"La noche fue movidita, pero gracias a Dios pude descansar bien. Recibí muchos mensajes de familiares, amigos y ex compañeros. Más allá de la euforia, estaba tan cansado que me dormí bastante rápido", contó Orsini.

Pero la historia cuenta que pudo haber sido jugador del "Xeneize". "Me probé a los 15 años y quedé, pero me volví a Córdoba porque sentía que todavía era muy chico para irme de mi casa", recordó.

"En mi pueblo se hacía un torneo de fútbol infantil que se llamaba 'El Argentinito', para chicos de 10, 11 y 12 años. Participaban los clubes grandes de Buenos Aires y buscaban llevarse a los jugadores más destacados. Y los cazatalentos de Boca me volvían loco para traerme, ja. Jugué el torneo los tres años y los tres años vinieron a casa a tratar de convencerme. Vinieron Ramón Maddoni, Horacio García y Mauro Bianchi, el hijo de Carlos, que era representante. Con mi papá les dijimos que era muy pronto para irme y les prometimos que cuando cumpliera 15 años iría a probarme", detalló.

Y Orsini cumplió. Fue a los 15 años a Casa Amarilla, pero, pese a haber recibido el 'sí', decidió no quedarse. "Fui y quedé. Es más: paré una semana en la pensión de Casa Amarilla y les pedí una foto a Viatri y Javi García. Pero creí que no iba a poder adaptarme a la vida en Buenos Aires y me volví para el pueblo", comentó en una entrevista con el diario Olé.

"Mi abuelo paterno es muy bostero y el materno, gallina mal. Entonces, cuando iba al a casa de uno, me vestían de Boca. Y cuando iba a la casa del otro, me ponían la de River. Yo ya estaba perdido, ja. En un momento andaba con remera de Boca y pantalón y medias de River, una mezcla. Y cuando Palermo explotó en Boca, me pintaron el flequillo como Martín. Cosas que uno hace de chico", completó entre risas.

Comentarios