Liga Profesional

El 1x1 y los puntajes de Boca: el peligro de Pavón, el fútbol de Molinas y algo más...

Algunas señales positivas rescató el equipo de Battaglia antes del Superclásico. Además de Kichán y otro saludable ingreso del juvenil enganche, al fin Orsini encontró el gol que tanto se le negaba. Hubo un rato bueno de Almendra y la seguridad ya habitual que transmiten Izquierdoz y Rojo.

Por Enrique Gastañaga

Nicolás Orsini se descarga gritando su gol. Y es lógico: arrastraba una racha de 18 partidos sin convertir. Rompió la sequía justo antes del Superclásico. Mejor, imposible.

Nicolás Orsini se descarga gritando su gol. Y es lógico: arrastraba una racha de 18 partidos sin convertir. Rompió la sequía justo antes del Superclásico. Mejor, imposible.

Agustín Rossi (5). Un par de remates de Ferreira pasaron cerca, pero no tuvo que exigirse en ninguna situación. Como ante Patronato, salió mal en un centro que por poco no concluyó en gol o en penal para Colón.

Luis Advíncula (6). Esta vez trató de exhibirse más activo en ataque con algunas proyecciones interesantes. Al final, sufrió algo atrás cuando Colón fue por el empate y Farías anduvo más por su sector.

Carlos Izquierdoz (7). La seguridad habitual. Con un gran cierre ante Farías, evitó una situación que podría haber derivado en la igualdad de Colón. 

Marcos Rojo (7). De nuevo sobrio, firme. También claro en la salida desde atrás. Con un pase profundo fue el primer eslabón en el gol de Boca.

Frank Fabra (6). Siempre en el primer tiempo se proyectó con esa naturalidad que lo distingue. En defensa, le costó controlar las subidas y los centros de Mura. Sus trepadas ya no fueron tantas en el período final.

Rodrigo Montes (5). Se movió con soltura partiendo desde la derecha del mediocampo, pero le faltó trascender más. 

Esteban Rolón (5). Lejos de romperla y aunque se requiere otra presencia de un "5" de Boca, estuvo mejor que en otros partidos. Un quite en tres cuartos derivó en una chance de gol que Burián le tapó a Pavón.

Agustín Almendra (7). El más claro y continuo de Boca en la etapa inicial. Ahí le puso dos pelotas de gol a Pavón. Bajó un poco el nivel en el segundo tiempo.

Edwin Cardona (4). Abierto por la izquierda, muchas veces casi como delantero, le costó hacerse valioso en la construcción, más allá de alguna apertura justa para Fabra. Debe aportar más movilidad.

EL MEJOR: CRISTIAN PAVÓN (7). El más peligroso de Boca. Se movió por la derecha. Sacudió el travesaño una vez y se la tapó Burián en la segunda. Más claro en el pase que en otras ocasiones, asistió a Orsini en el gol de la victoria.

Nicolás Orsini (6). A contramano del juego, sin peso ofensivo y complicado con la pelota, estaba para salir, pero le quedó una y clavó un lindo derechazo cruzado a media altura, contra un palo. Así cortó una racha de 18 partidos sin goles. Justo antes del Superclásico. Mejor, imposible.

Aaron Molinas (7). Hizo la conexión entre Rojo y los delanteros que derivó en el gol. Dibujó un sensual pase de caño. Había reemplazado a Montes para darle más vivacidad y juego al equipo. Y lo consiguió. De nuevo, ingresó y mejoró a Boca. Pide más que un rato en los segundos tiempos.

Norberto Briasco (6). Ingresó por Cardona con el partido empatado para armar un 4-3-3. Lo hizo con ganas. Estuvo ahí de marcar el segundo, pero Burián lo evitó.

Diego González (5). Entró por Pavón apenas Boca se puso en ventaja para volver al 4-3-1-2. Le costó meterse en el partido.

Luis Vázquez (-). Tuvo diez minutos en el final, en lugar de Orsini.

Cristian Medina (-). Sustituyó a Almendra faltando una decena de minutos. 

Sebastián Battaglia (6). Movió justo el equipo en el segundo tiempo, cuando Boca empezaba a quedarse sin reacción. La entrada de Molinas resultó vital en el juego e incidió en el resultado. Lo que no se entiende demasiado es por qué no lo pone de entrada. 

Comentarios