Liga Profesional

El 1 x 1 de River: siempre Enzo Pérez, ahora también con gol

El referente del mediocampo fue el mejor en el 2-0 a Aldosivi. Exhibió sus virtudes habituales y tuvo hasta lo que le faltó a los delanteros: contundencia. De otro modo, terminaba en goleada. Hubo varios rendimientos individuales seductores. Gallardo acertó con la apuesta de tres defensores, sin volantes ofensivos y con laterales al ataque. 
 

Por Enrique Gastañaga

Enzo Pérez le saca la lengua al tiempo y cada día juega mejor. Hasta hizo un gol y celebró así.

Enzo Pérez le saca la lengua al tiempo y cada día juega mejor. Hasta hizo un gol y celebró así.

Franco Armani (6). Aldosivi sólo lo exigió una vez, sobre la hora, con un remate de Maciel. Y el arquero respondió.

Paulo Díaz (6). Trató de atravesar líneas sumándose al mediocampo.

Robert Rojas (6). Fue el central más contenido. El ataque de Aldosivi no lo exigió. Casi hace un gol de cabeza, a la salida de un córner.

David Martínez (7). Resultó valioso sacándola limpia desde atrás y con su precisión para los lanzamientos largos.

Alex Vigo (8). El mejor partido desde que llegó a River. Pasó con convicción y profundidad.

Bruno Zuculini (6). Esta vez se ubicó como volante central más retrasado. Recuperó en el arranque del segundo gol.

LA FIGURA: ENZO PÉREZ (8). Clave en la presión alta detrás de los delanteros para asfixiar en el primer gol. Se soltó mucho más que en otras ocasiones, sabiendo que ahora Zuculini era el "5" que más esperaba. Así llegó a lanzarse en palomita para clavar el segundo.

Milton Casco (8). Rompió en la jugada del primer gol con explosión, tiró el centro exacto del segundo y siempre fue por más.

Julián Alvarez (7). Demostró clase para definir cruzado en el primero. Luego falló un mano a mano que parecía sencillo. La jugada del penal fue toda de él, en lo bueno (presión, recuperación y aceleración) y en lo malo (sobró la ejecución, la picó y Devecchi atajó). Incansable.

Braian Romero (6). Fue la conexión exacta, ágil, entre Casco y Alvarez en el primer gol. No pudo aprovechar más tarde un mano a mano. Se movió bastante para que fluyeran los movimientos ofensivos de un equipo diseñado sin volantes creativos.

Matías Suárez (6). La clase de siempre, pero sin contundencia, con deficiencias en la finalización. Un futbolista de su jerarquía no puede fallar tanto. Era una noche para que gritara al menos un gol. No gritó ninguno. 

Tomás Galván (5). Reemplazó a Brian Romero. Estuvo media hora en cancha. No se hizo notar tanto como en el rato contra Gimnasia.

Enzo Fernández (5). Entró por Enzo Pérez. Puso ganas. Le costó afirmarse.

Agustín Palavecino (5). Sustituyó a Zuculini. Trató de jugar, aunque con algunas imprecisiones.

Federico Girotti (5). Ingresó por Suárez en el final. Corrió, pero no influyó en ataque. River ya se había desdibujado con los cambios.

Agustín Fontana (5). Jugó los 10 minutos de cierre en lugar de Julián Alvarez. Se esforzó, pero chocó en las pocas jugadas que participó.

Marcelo Gallardo (8). De nuevo exhibió su mano de técnico diferente. A falta de mediocampistas que lo convenzan, armó un 3-4-3, les dio vía libre a los laterales y potenció a los tres delanteros con libertades para moverse, sin mediocampistas ofensivos.

Comentarios