Internacional

Santiago Ramos Mingo, el pibe libre de Boca que cada vez vuela más alto en el Barcelona

Mientras los xeneizes reclaman una fortuna ante el TAS, el marcador central zurdo de 19 años es muy bien visto por Ronald Koeman. Además, acaba de debutar con el equipo principal en el primer amistoso de la pretemporada y el Barça rechazó hace unos días una oferta de un club europeo.  

Por Enrique Gastañaga

Santiago Ramos Mingo, a los 19 años, empieza a hacer ruido en el Barcelona y disfruta la pretemporada con el plantel principal.

Santiago Ramos Mingo, a los 19 años, empieza a hacer ruido en el Barcelona y disfruta la pretemporada con el plantel principal.

Lo lamenta Boca, pero esta vez mucho no se le puede reprochar. Suele ocurrir con varios talentos precoces que no esperan y bien rápido a Europa se van. Pasa con Santiago Ramos Mingo, marcador central zurdo, 19 años, 1.86 de estatura, personalidad imponente… Vaya si había ilusionado al mundo xeneize, pero eligió marcharse al Barcelona. Y allá cada vez vuela más alto…

Es un torbellino permanente el Barça, con diversos temas potentes por redondear. El que involucra a Lionel Messi, por supuesto, es el principal. Todos aguardan la oficialización de la continuidad del genio. Sin embargo, mientras los dirigentes tratan de redondear los números para ingresar dentro de los parámetros que exige LaLiga, se dibujan otras situaciones secundarias.

No será el título más rutilante, pero Ramos Mingo se mezcla por estos días entre las buenas noticias blaugranas. Primero, porque se recuperó del coronavirus y lo convocaron para realizar la pretemporada con el plantel principal. Segundo, porque el técnico Ronald Koeman parece que algo más que positivo le observa y a fondo lo quiere evaluar. Tercero, porque acaba de hacer su debut con el equipo de Primera: jugó el segundo tiempo completo del amistoso con victoria 4-0 ante el Nástic. Cuarto, porque Mundo Deportivo, el prestigioso diario catalán, informa que llegó una oferta de un club europeo, pero la dirigencia liderada por Joan Laporta no lo acepta negociar. 

A pesar de algunas lesiones que le complicaron el panorama al ex Boca en su primera temporada como blaugrana, el técnico holandés lo había visto en acción y lo había citado tres veces en la última temporada para integrar el plantel central del Barça, pero nunca llegó a darle minutos en cancha. Priorizó a Oscar Mingueza, tres años mayor. 

En el recambio que intenta recorrer el Barcelona para recortar su masa salarial y permitir la inscripción de Messi, la idea es desprenderse de Samuel Umtiti y también de Clement Lenglet. Ahí encajaría Ramos Mingo como una alternativa de recambio mucho más fresca y económica. Por el momento, es uno de los futbolistas del filial que realiza la pretemporada con el grupo de las estrellas que ya cuenta con Memphis Depay, que pronto recuperará a Leo y sumará a Sergio Agüero.

El final del ciclo de Ramos Mingo en Boca hizo mucho ruido feo. Al cumplir los 18 años, se negó a firmar su primer contrato y se fue libre al Barcelona para sellar un vínculo por tres temporadas más dos opcionales, con una cláusula de rescisión de 60 millones de euros que se elevará a 100 millones si se afirma en el primer equipo. El puente con el Barcelona, según hace un tiempo contó el propio marcador central cordobés, se estableció porque su hermano Franco jugaba en el mismo equipo que el hijo de José Mari Bakero, histórico ex jugador del club catalán... 

Eso sí, Boca no se rinde. La dirigencia que lidera Jorge Ameal reclama 17 millones de euros y se manifiesta perjudicada por la rescisión unilateral del contrato. En una primera instancia ese pedido fue desestimado. Por eso elevó la protesta al TAS, que pronto debería emitir la sentencia definitiva. Mientras tanto, el sueño de Santiago Ramos Mingo cada vez vuela más alto en el Barcelona.
 

Comentarios