Internacional

¿Roland Garros se juega con público? El director de la federación francesa insiste en que habrá gente en los partidos

En una entrevista reciente, Jean-Francois Vilotte afirmó que prefiere que el Grand Slam francés reciba público en sus estadios cuando se dispute en septiembre

Será un año raro para el tenis internacional: la pandemia del coronavirus, que azotó a la salud a nivel global, afectó particularmente al circuito profesional y tuvo un efecto histórico en sus máximas competencias, los Grand Slam que son el principal atractivo de la temporada. Después de que se disputara el Abierto de Australia, ganado por Novak Djokovic y Sofia Kenin en febrero pasado, el COVID-19 obligó a la postergación del US Open y Roland Garros, y a la cancelación del centenario Wimbledon.

Mucho se ha discutido respecto a la presencia de público en los estadios, con el US Open siendo el primero en afirmar que haría todo lo posible porque su sede de Flushing Meadows estuviera lista para recibir a los fanáticos en agosto, cuando se jugará finalmente. Pero con uno de sus campos siendo usado como hospital improvisado, esto parece poco probable, lo que deja al Abierto de París como la única alternativa para que quienes quieran disfrutar de tenis de alto nivel puedan hacerlo en la cancha.

Roland Garros (como se conoce al Grand Slam a partir de que se disputa en el estadio del mismo nombre ubicado en el XVI distrito de París) iba a comenzar esta semana, el 24 de mayo, y duraría hasta el 7 de junio. Pero con el gobierno francés decretando un alto a las actividades al menos hasta julio, el torneo debió postergarse y se jugará a partir del 20 de septiembre próximo, terminando con la final masculina el 4 de octubre. Por primera vez, el otoño parisino será sede del mejor tenis del mundo.

Pero según Jean-Francois Vilotte, director de la Federación Francesa de Tenis, igualmente no habrá sesiones nocturnas: "no pautaremos partidos después de hora, sino que terminaremos los que hayan comenzado", apuntó, pese a que el Philippe Chatrier ya cuenta con iluminación y techo retráctil. "Será un torneo excepcional", afirmó Vilotte, "pero no una versión reducida", lo que significa que se disputarán todas las competencias habituales (singles, juniors y dobles masculino y femenino y tenis adaptado).

Además, insistió en la presencia de público: "jugaremos con una capacidad óptima, lo que permitirá que se respete el distanciamiento social". "Estamos considerando todas las opciones, pero obviamente preferimos que haya fanáticos presentes", afirmó. "Me cuesta entender que podamos reabrir negocios y restaurantes, pero que no podamos ser lo suficientemente responsables para organizar un gran evento como este". El primer ministro francés Edouard Philippe aún debe autorizar la realización del torneo.

Comentarios