Internacional

Roberto Mancini, el inventor de la imparable Italia y las historias imperdibles de sus peleas con jugadores argentinos

El técnico tiene un temperamento muy fuerte. Esa personalidad lo empujó a diversos cruces con Juan Sebastián Verón, Carlos Tevez, Mauro Icardi y Nicolás Burdisso. ¿A quiénes pensó nacionalizar para la azzurra? 

Por Enrique Gastañaga

Roberto Mancini, el inventor de la imparable Italia y las historias imperdibles de sus peleas con jugadores argentinos(EFE)

Roberto Mancini, el inventor de la imparable Italia y las historias imperdibles de sus peleas con jugadores argentinos | EFE

No importa lo que suceda contra España en la semifinal de este martes. Ya Italia ganó un título en esta edición de la Eurocopa, el de la selección más sorprendente. Después de haberse quedado afuera del Mundial de Rusia, la azzurra inició un camino de renovación total que se transformó en una revolución para disfrutar. Su ideólogo es Roberto Mancini, un talentoso ex futbolista que trata de que su equipo juegue como él jugaba, un entrenador que en su currículum dorado también ostenta una colección de peleas imperdibles con cracks argentinos.

No es un problema con aquellos jugadores de nacionalidad celeste y blanca. Al contrario: los admira, los elige y vuelve a elegirlos. Es una cuestión de temperamento. En su etapa de pantalones cortos, Mancini lideraba a sus equipos con fantasías, pero también con una potente personalidad. Ese carácter y el espíritu competitivo lo empujó a diversos conflictos con sus compañeros. Como entrenador, ese rasgo se potenció. Pueden certificarlo Juan Sebastián Verón, Carlos Tevez, Nicolás Burdisso, Mauro Icardi…

Los desencuentros de Mancini con Carlitos sucedieron en el Manchester City. Puede dividirse en dos capítulos. En el primero, se trató de una discusión de vestuario en el entretiempo de un partido contra el Newcastle. Tevez hizo algún cuestionamiento al planteo del DT, Mancini lo insultó y no se agarraron a trompadas porque los separaron. Luego, el entrenador bromeó: “Fue una tontería. El equipo durmió en los primeros 45 minutos y el enfrentamiento con Tevez lo despertó”.

Lo más grave entre Mancini-Tevez ocurrió en un partido de Champions League contra el Bayern Munich. Los Citizens arrancaron perdiendo 2-0 y Mancini mandó a calentar al Apache durante el primer tiempo, pero no ingresó ahí ni en el descanso ni durante los primeros minutos de la segunda etapa. Entonces, Tevez, caliente, dejó de correr y se sentó en el banco. Cuando el DT le pidió nuevamente que se preparara, el jugador se negó. Mancini estalló y Carlitos estuvo cuatro meses colgado. Tevez, más tarde, confesó que había pensado en retirarse.

Verón fue compañero de Mancini en la Sampdoria y en la Lazio, pero además lo tuvo como técnico en el Inter. La Brujita lo valora y lo considera un amigo, pero no todo fue color de rosas… Una vez, cuando ambos jugaban en la Sampdoria, en un encuentro contra el Piacenza, Verón ejecutó mal un córner. Mancini le pidió que lo pateara más alto. El argentino le respondió de mal modo. De todos modos, nunca Verón imaginó la sorpresa que lo aguardaba en el descanso. Según él mismo contó, cuando entró al vestuario, el hoy DT de Italia “me esperaba para pelear; ya se había sacado la camiseta”. Los otros jugadores separaron.

Alguien que conoce a la perfección a Mancini es Nico Burdisso. Alguna vez, tras ser expulsado y que luego convirtiera un gol justo el jugador que él debía marcar, escuchó como el técnico al entrar al vestuario lo señalaba como “boludo” y lo acusaba de ser el culpable de ese empate. En los picados de algunos entrenamientos, el DT también discutía con los jugadores. A nada quería perder. El ex Boca blanqueó que muchas veces se insultaron, pero jamás llegaron a golpearse. Y valoró que nunca Mancini fue rencoroso. 

Hubo mucho ruido además en la convivencia de Mancini con Icardi en el Inter. Tras un empate con el Carpi después de desperdiciar varias situaciones claras, el técnico dijo en conferencia sobre una chance fallada por el 9 a cinco minutos del final: “Ese gol con 50 años yo lo hacía. Si se tiene esa oportunidad, hay que convertir”. Al ratito, le preguntaron por una polémica de días anteriores con Maurizio Sarri. Y Mancini devolvió con una broma que incluyó otro mensaje para Icardi: “Si me quiere ceder a Higuaín, lo acepto”. Muy contento Mauro…

De todos modos, más allá de tantos choques, siempre Mancini ha considerado a los jugadores argentinos. Cuando fue a Rusia para dirigir al Zenit, contó con Sebastián Driussi, Leandro Paredes, Emanuel Mammana y Matías Kranevitter. En aquel momento, destacó: “Los argentinos son fuertes, técnicos y muy completos. Lo supe cuando dirigí a Tevez”... Es más, en el primer tramo de su ciclo al frente de la selección, el DT analizó la chance de citar a Driussi e Ignacio Pussetto, quienes tienen pasaporte italiano. El invicto de 32 partidos y la producción en esta Eurocopa demuestran que tanto no los necesitaba.

Comentarios