Internacional

Reinventarse para subsistir: Leandro Paredes y la metamorfosis constante

A horas de la final de la Champions, Leandro Paredes ya demostró su versatilidad para ganarse un lugar en el PSG y en la Selección. Pero... ¿Cómo logró el enganche adaptarse a una nueva posición? ¿En qué sector del mediocampo rinde mejor? ¿Quiénes moldearon su juego? ¿Ocupa la misma posición en su club y en la selección? Las respuestas, a cargo de entrenadores, formadores y miembros del círculo futbolístico que frecuentaron al jugador, sumado a una placa estadística comparativa

Por Arturo Bulian

Leandro Paredes, mediocampista de PSG y la Selección Argentina(EFE)

Leandro Paredes, mediocampista de PSG y la Selección Argentina | EFE

Es el único jugador que disputó los 21 partidos del ciclo de Lionel Scaloni en la selección argentina, uno de los emblemas de la renovación en el equipo y su presencia implica analizar un nuevo perfil del centrocampista post Javier Mascherano. Leandro Paredes es un enganche que tuvo que reconvertirse para tener continuidad en el fútbol moderno y en el último tiempo ya sumó otro objetivo al de lograr la titularidad en el seleccionado: ser decisivo en un club top de Europa. Así lo demostró en la victoria del PSG frente al Leipzig por las semifinales de la Champions League que hoy tendrá su capítulo final en Lisboa. Fue talento y destreza a la orden del imponente menú de individualidades que ofrece el equipo del alemán Tuchel. 

Subcapitán del equipo con el brasileño Marquinhos, Paredes alternó titularidad en esta edición de la competencia europea pero siempre ofreció soluciones; o bien acompañando al aguerrido Gana Gueyé, como complemento de Marco Verrati (de hecho, el italiano podría desplazarlo de la titularidad esta tarde), o, como sucedió el pasado martes, soltándose a un costado de Marquinhos, un marcador central devenido en mediocampista. A diferencia de su posición en la Selección, la compañía de un jugador de contención lo liberó para desarrollar su mejor faceta, el juego asociado, e inmediatamente se retomó el debate alrededor de si en la selección necesita un recuperador natural a su lado

Fue Fernando Redondo uno de los defensores de la elección de Paredes tras la controversia que generó su rol en el inicio del ciclo de Scaloni: “Es el que reúne las condiciones y el que tiene que jugar en ese puesto exclusivamente. Puede ser el jugador que le pueda aportar equilibrio defensivo y gestación de juego, que es fundamental”. Y agregó: "Con Messi por delante, lo podemos encontrar en situaciones de ventaja. Paredes tiene la técnica y la capacidad para hacer eso".

“Nunca pensé que iba a jugar de 'cinco'. Fue en 2015 cuando pasé al Empoli, que el técnico (Marco Giampaolo) me dijo que quería un jugador de esas características en un equipo que tuviera la pelota. Probó y salió muy bien, desde ese día no paré más. Mi padre me lo dijo siempre, que iba a terminar mi carrera en esa posición. Yo le dije que estaba loco”, contó hace unas semanas en TNT Sports el propio Leandro. Su papá no estaba equivocado. En 2011, mientras jugaba en Boca, preguntó por él un joven que trabajaba en la secretaría técnica de la Juventus: “Un coordinador, que después me encontré en Zenit, me dijo que si me compraba era para ser el reemplazo de Pirlo en el equipo. Mi representante le dijo -como Leandro le había dicho a su papá- que estaba loco. Y no me fui. Unos años después estaba jugando en esa posición”. 

Paredes hablaba del catalán Javier Ribalta, director deportivo del Zenit, quien desde San Petersburgo le cuenta a TNT Sports: “Fui a Argentina, hablé con él, con su agente. Jugaba de 10, pero lo queríamos más como centrocampista que un futbolista ofensivo o mediapunta. Luego lo disfruté en Zenit y analizando su carrera, su mejor posición es donde jugó el otro día frente a Leipzig: centro del campo con tres, uno que lo libere, él tirado a la izquierda o derecha con un juego de asociación para mezclar con los puntas. Necesita alguien que le quite un poco el trabajo sucio para tener más libertad y no pensar siempre en mantener la posición, en recuperar el balón y jugar sin él. Cuando tiene uno como Marquinhos, se puede dedicar a su juego, distribuir y organizar”.

“Si está de cinco como en Argentina -agrega Ribalta- siempre tiene que estar pendiente de la posición, de segundas jugadas, de rechazos, del juego sin balón; cuestiones que no son su punto más fuerte. El otro día encontró la posición ideal”.

El propio Paredes ya advertía en plena Copa América de Brasil 2019 el costo que esa reconversión le produjo en el seleccionado: “Tuve que agregarle muchísimo a mi juego para poder ser útil en esta selección, tuve que cambiar muchas cosas”. Durante la entrevista de mayo en “Halcones y Palomas”, completó: “Agregué mucha dinámica y el hecho de jugar a dos toques. Sobre todo con el posicionamiento, que apuesto a mejorar día a día. En la otra posición -como enganche- jugaba siempre de espalda, con poco espacio y ahora tengo todo el panorama. Me siento más libre. Eso sí, ahora tengo que correr mucho más”.

Héctor “Negro” Enrique fue su entrenador en la Sub 15 argentina y en 2009 veía cómo Paredes debía modificar su perfil para subsistir. “Tenía habilidad, calidad, una pegada impresionante, pero poco recorrido para la recuperación. De esa manera no me servía y le dije: ‘Si no corrés, no jugás’. El puesto de enganche se estaba muriendo y tenía que aprovechar su habilidad, su gambeta, agregándole despliegue físico. Hoy, a su técnica, a su pegada, le agregó entrega, sacrificio y juega en función de equipo, por eso merece estar en la Selección”.

Rosario “Tano” Nanía es captador de River Plate y uno de los formadores de Leandro. Lo dirigió antes de pasar a Juveniles de Boca, en el baby fútbol del club “Brisas del Sur” de Mataderos. “Pasaba horas puliendo la técnica desde chiquito. Hoy es un jugador top. La selección encuentra en él al Gago que se le fue, pero Gago no jugaba solo. Leo es uno de los mejores en Europa en el juego de media distancia, pero pese a que se hizo muy agresivo y va al piso, necesita alguien al lado que trabaje para él. Tienen que aprovecharlo diez metros más adelante. Solo no debe jugar. A los costados cuando sale, paga, porque no es un corredor. La pregunta sería: ¿Qué quiere su DT? ¿Quiere ser protagonista? Bueno, jugá con Leo y achicá espacios más adelante. Como lo hizo PSG vs Leipzig. El futbol cambió y hoy el cinco recuperador solo, desapareció”, argumenta Nanía.

El “Tano” no está muy lejos de una de las críticas del propio entrenador de la selección argentina. “Es un jugador interesante que si logra mejorar algunas cosas cuando el equipo no tiene la pelota, todavía puede ser mejor que lo que es. Cuando tiene la pelota es uno de los mejores del mundo. Cuando marca, pega demasiadas patadas y ya lo hablamos: se tiene que controlar un poco. Hay que saber en qué momento tiene que ser áspero y cuándo no", aseguró Scaloni sobre el hombre del PSG en TyC Sports, en diciembre pasado. 

“Siempre depende del equipo que tengas alrededor, de los nombres. Leandro no es un jugador defensivo, en un equipo como el PSG con un compañero que haga el trabajo sucio, sumado a su conexión con la rapidez de Di María, Mbappé, Neymar, jugando corto o al espacio, brilla. En la Selección son otros laterales, otros wines, es imposible comparar”, le cuenta a TNT Sports Pablo Budna, scouting del Manchester United y miembro de la secretaría técnica de Boca antes de que Paredes migrara a Italia en la temporada 2013/2014. 

Preguntarse si Scaloni pretende una compañía con las características como las de Marquinhos en el PSG puede hasta ser caprichoso y tiene una posible respuesta: “Confiamos en él y en Guido Rodríguez, teníamos a Rodrigo Battaglia que se lesionó. En base a cómo juguemos, podemos jugar con uno o con dos en ese sector. Entiendo el fútbol de otra manera; no se trata de poner jugadores defensivos para que defiendan”, expresó el técnico nacido en Pujato en TNT Sports. Paredes completa: “No se hace más difícil en Europa, corrés más, pero hay más espacios. En Sudamérica hay menos espacios. Tenemos que correr más, trabajar más defensivamente pero a la hora de tener la pelota, tenés más espacios. En el partido con Alemania, por ejemplo, estábamos haciendo un partido muy bueno. Los goles de ellos fueron errores nuestros”.

Lo cierto es que, más allá del dibujo táctico, Scaloni pretende desde los nombres, otro perfil de equipo, otro tipo de futbolistas, de corte más ofensivo, como Rodrigo De Paul, Giovani Lo Celso, Marcos Acuña, Exequiel Palacios, Nicolás Domínguez e, incluso, Matías Zaracho. Y cuando intentó mezclar a Paredes con otro mediocampista que oficiara de contención, como frente a Colombia en el debut de la última Copa América, el plan falló. Es más: hoy cuesta encontrar un nombre para ser rueda de auxilio en la recuperación. Ya probó con Santiago Ascacíbar, Iván Marcone, Guido Rodríguez, Guido Pizarro o el mencionado Battaglia. Ninguno es titular en el seleccionado y muchos perdieron terreno.    

Es una posibilidad que hoy frente al Bayern Múnich regrese al equipo Marco Verratti en lugar de ex Boca. Y el desafío de aquí al Mundial de Qatar, con un calendario apretado sin tiempo para muchas más pruebas, reside en pulir el funcionamiento de la selección para que su comodidad en el campo potencie al colectivo. Pero está claro que Leandro Paredes, una vez más, logró transformarse para subsistir. En el fútbol actual no es poco. Él, en parte, ya ganó.

Comparación de Leandro Paredes: PSG vs. Selección Argentina. Crédito: Matías Conde
Comparación de Leandro Paredes: PSG vs. Selección Argentina. Crédito: Matías Conde
Comentarios