Internacional

Llega el clásico español entre Barcelona y Real Madrid con unos números de Messi post-pandemia que resienten

Aunque es el máximo goleador del clásico español, Messi hace dos años y medio que no marca contra el Real Madrid. ¿Romperá esa racha este próximo sábado?

Avatar del

Por Alejandro Vieyra

Los goles de Lionel Messi en el clásico entre Barcelona y Real Madrid

El debate está sobre la mesa, ¿hay caso Messi? ¿su rendimiento va para abajo? ¿está ahora más feliz en la Selección que en Barcelona? Un terremoto siempre tiene réplicas. Sus intenciones de dejar el club que lo vio crecer hace apenas dos meses, los pobres proyectos del equipo catalán y sus serios problemas dirigenciales, un inicio de temporada titubeante y el soplo de aire fresco que supuso para el '10' la fecha FIFA han copado las charlas en los círculos futbolísticos.

Parece increíble dudar de un jugador que ha mantenido una consistencia irrepetible en sus cifras. A más de 16 años del debut oficial, temporada a temporada, es el más consistente en la historia. Más de 44 goles por temporada, 0,81 goles de promedio por partido jugado, 299 asistencias en total, 34 títulos a nivel de clubs, subcampeón del mundo y 3 veces de la Copa América. Un escándalo.

Pero ese momento de cuestionar su rendimiento increíblemente ha llegado, después de la pandemia, esa que ha cambiado todo y a todos. También a Lio. Desde entonces, desde que volvió el fútbol en España el pasado junio, ha jugado 18 partidos con el club azulgrana, ha convertido 8 goles y ha repartido 10 asistencias.

Números destacables para cualquier jugador, no para él, nos ha acostumbrado mal, se le analiza por encima del resto. Si se mira la letra chica, 4 de esos 8 goles han venido desde el punto de penal, sólo 4 vinieron de una acción o jugada en movimiento. Por cierto, sus últimos 3 goles con la Selección también han llegado a través de la pena máxima.

Según datos del portal SofaScore, comparando el campeonato local español 19/20 con el 20/21, el rosarino tira menos a puerta (de 3,5 en la pasada campaña a 3 en la actual), marca menos (de 0,8 goles por partido a 0,3), participa menos (de (87,4 toques por partido a 80,3) y da menos pases clave (de 2,7 por partido a 1,5). No obstante, consultando datos de Media Coach, Messi corre más esta temporada (7.5 kilómetros por partido) que la pasada (7.2 km por partido) y recupera más balones (1,59 por 2,19).

En estos casi dos meses de competición vemos que la tendencia en faceta ofensiva disminuye mientras que en defensa mejora. Algo que refuta los dichos en torno a su compromiso, su actitud o a que camina la cancha.

Dicho todo esto, valga apuntar que la temporada pasada a Messi también le costó arrancar. Comenzó lesionado y poco a poco se fue entonando para ser importante para su club, 31 goles y 24 asistencias en un temporada, la 2019/20, que es la segunda de su carrera en la que no consigue títulos a nivel de clubes.

Por tanto, esta fecha 7 de LaLiga es una cita clave para Messi y el FC Barcelona con la intención de volver a sonreír. El club catalán será local y viene de ganar en Champions League al Ferencvaros 5-1 en la primera fecha de la zona de grupos. En el campeonato local, tras un inicio impecable con 7 goles a favor y 0 en contra en los dos primeros partidos, contra Sevilla y Getafe el blaugrana no fue capaz de ganar, ni de mantener la valla invicta.

En cuanto al Clásico del fútbol español, Messi no solo es el jugador del Barça que más juegos ha disputado (43) sino que también es el que más goles ha anotado (26), ocho más que el también argentino Alfredo Di Stéfano. En Liga, el crack rosarino ha jugado 27 Clásicos, con 14 victorias, 6 empates,7 derrotas y ha marcado 18 goles.

No obstante, pese a estos buenos registros, hace 5 partidos y dos años y medio que no marca contra el Real Madrid, desde la fecha 36 de la campaña 2017/18 en un partido que acabó 2 a 2. ¿Romperá esa racha este próximo sábado? ¿Dará un golpe en la mesa para despejar las dudas una vez más?

Estaremos atentos. Lo que está claro es que la cuestión biológica no le escapa a nadie, ni siquiera a los que se sientan en el Olimpo de los dioses futbolísticos. Hoy en día, tenemos un Messi más terrenal, más comprometido en el departamento físico, con mayor liderazgo y esa “actitud guerrera” que tanto se le ha reclamado, pero menos acertado de cara a gol, menos eficaz en sus acciones y menos participativo. El Clásico de éste sábado en el Camp Nou puede ser el impulso motivador para que el líder del Barça bordee nuevamente lo sublime. En el Real Madrid no se fían de este bajón del argentino, saben que es el especialista en golearles y si está enchufado no habrá defensa ni táctica que valga.

Comentarios