Internacional

Las esperanzas de los Pumas se desvanecieron demasiado pronto

Inglaterra venció por 39-10 (seis tries a uno) en el Tokyo Stadium y el seleccionado argentino quedó prácticamente eliminado de la Copa del Mundo de Japón

Avatar del

Por Por Jorge Búsico, desde Tokyo

Los Pumas perdieron con Inglaterra y complicaron sus chances en el Mundial(EFE)

Los Pumas perdieron con Inglaterra y complicaron sus chances en el Mundial | EFE

Tokio (Enviado especial). Las esperanzas de los Pumas se desvanecieron demasiado pronto. En el torneo y en el partido. Cuando a los 17 minutos el árbitro galés Nigel Owens le mostró la tarjeta roja a Tomás Lavanini por un tackle alto a Owen Farrell, se supo que ya no había nada más que hacer. Inglaterra venció por 39-10 (seis tries a uno) en el Tokyo Stadium y el seleccionado argentino quedó prácticamente eliminado –deberá ganarle mañana Tonga a Francia y esperar un resultado con múltiples variantes a favor en el duelo entre ingleses y franceses- de la Copa del Mundo de Japón cuando todavía le resta jugar un encuentro más, el miércoles frente a los Estados Unidos, en Kumagaya, desde la 13.45 hora local, 1.45 de la Argentina.

Los Pumas nunca pudieron hacer pié en el torneo. Empezaron muy mal ante Francia, en el partido que era prácticamente una final. No alcanzó la remontada del segundo tiempo. A un buen comienzo con Tonga le siguieron largos 50 minutos de desconcierto. Y hoy arrancó con una buena actitud, pero todo se desdibujó tras la expulsión de Lavanini. Se esperaba mucho más del equipo y por eso queda una sensación de frustración.

Los argentinos tuvieron una clara chance en el comienzo, cuando un excelente kick de Bejnamín Urdapilleta colocó a Matías Moroni en carrera hacia el try. El wing pateó ante la marca y Daily cerró con lo justo. De esa jugada, vino un penal que Urdapilleta concretó. Los Pumas atacaban lo que podían y presionaban, pero como en otros partidos, en el primer ataque inglés vieron su ingoal vulnerado a travésde John May. Eso fue a los 8. Nueve minutos más tarde ocurrió la expulsión, a través del TMO.

De ahí en más, casi todo fue de Inglaterra. En el rugby de hoy en este nivel es casi imposible ganar con un jugador menos, aunque Inglaterra lo hizo ante la Argentina en 2016 cuando al comienzo fue expulsado Daily. Aquí no pasó. Los de la Rosa dominaron y después de una resistencia argentina de unos 15 minutos, marcaron dos tries por intermedio de precisamente de Daily y de Youngs. Farrell no acertó ninguna conversión ni un penal y por eso la chapa quedó sólo 15-3.

Los ingleses, un equipo duro, sólido y clínico por donde se lo mire, necesitaban el punto bonus para ir más tranquilos a asegurarse el primer lugar en el choque ante Francia, el próximo sábado. Y lo alcanzaron rápidamente cuando a los 5 minutos George Ford quebró la defensa luego de varias fases. Ahí el equipo de Eddie Jones frenó un poco su ritmo y los Pumas pudieron resistir hasta que a los 31, tras una buena jugada, Moroni llegó al try.

Pero a los 38 y 40, Nowell y Cowan-Dickie, ambos convertidos por Farrell. Terminó siendo una goleada. Un partido que resultó una fiesta afuera y dentro de la cancha con el color que le dieron 48.185 personas, en su mayoría inglesas, pero con el ruido que le dieron los argentinos que nunca dejaron de alentar y que el viernes a la noche habían protagonizado un banderazo en la puerta del hotel del seleccionado.

Los Pumas venían hilvanando 10 derrotas consecutivas que se frenaron con Tonga, un equipo de tercer orden. Se esperaba que el juego deslucido de los últimos años le diera paso a otro más acorde a las pretensiones de llegar al menos a los cuartos de final. Pero nada de eso pasó. Peor aún: alrededor del equipo circularon todo tipo de versiones sobre peleas internas entre jugadores y Ledesma. Para el futuro habrá que hacer mucha autocrítica de todos los sectores involucrados, incluidos los dirigentes. Después de 8 años de Rugby Championship y 4 de Super Rugby, se aguardaba algo mejor que esta versión abúlica y mediocre que pasó por Japón.

Habrá que ver cómo forma Ledesma el equipo para el miércoles. Tomás Cubelli se desgarró y se llamó de urgencia a Gonzalo Bertranou, quien llegará el lunes. ¿Seguirá Creevy de suplente? ¿Otra vez quedará Sánchez fuera de los 23? Todo es una incógnita. La única certeza es que los Pumas se fueron muy rápido del Mundial, algo que no sucedía desde 2003.

Comentarios