Internacional

La noche que River al fin pudo ser campeón de América

Se cumplen 34 años de la primera Copa Libertadores que quedó en Núñez, de la mano del equipo del Bambino Veira que superó a América de Cali en 1986. Antes había perdido las finales del 66 y 76

Por Federico Del Río

Los años terminados en seis parecían predestinados para que River llegara hasta la final de la Copa Libertadores, ese título internacional que tanto deseaba y que le era esquivo. La primera vez que los de Núñez estuvieron cerca de ser los campeones de América fue en 1966 cuando fue a un tercer partido contra Peñarol y cayó 4-2 en Chile después de haber arrancado 2-0 arriba. Una década más tarde llegó otra vez hasta la final y nuevamente debió cruzar la cordillera para disputar el encuentro de desempate: Cruzeiro le ganó 3-2 con un gol en el minuto 88.

Tuvieron que pasar otros 10 años para que River fuese protagonista del cruce decisivo de la Copa Libertadores. América de Cali fue el rival que le tocó a aquel equipo que dirigía Héctor Veira, que ya no contaba con Enzo Francescoli (figura en el título local del 85/86), pero había recuperado a Norberto Alonso en su mejor nivel. Ganó el grupo de la primera fase que compartió con Boca, Peñarol y Wanderers para luego tener una difícil zona semifinal junto a Argentinos (campeón vigente) y Barcelona de Ecuador. Hubo un partido de desempate contra el Bicho para definir el finalista: fue 0-0 y ahí prevaleció la mejor diferencia de gol a favor de River.

Del otro lado llegó América de Cali, que había sido subcampeón en el 85 y contaba con figuras como Julio Falcioni en el arco, Carlos Ischia, Roberto Cabañas, Willington Ortiz y Ricardo Gareca. Sin embargo, ese River tenía un equipo con mucha personalidad, que se hizo fuerte en Colombia, donde se disputó el partido de ida. Con goles de Juan Gilberto Funes y Norberto Alonso ganó 2-1 (descontó Cabañas, que años más tarde sería ídolo de Boca) y quedó a un paso de la gloria. Aunque los fantasmas de las otras finales perdidas no le permitían relajarse y festejar por anticipado.

Nery Pumpido; Jorge Gordillo, Nelson Gutiérrez, Oscar Ruggeri, Alejandro Montenegro; Héctor Enrique, Américo Gallego, Roque Alfaro; Alonso; Antonio Alzamendi y Funes fueron los 11 que Veira puso de entrada aquella noche del 29 de octubre de 1986 en un Monumental que explotaba con 80 mil hinchas en sus tribunas y una recaudación que fue récord para aquel entonces. La tensión se sentía en Núñez y el peligro estaba latente en cada ataque de América de Cali. El primer tiempo terminó 0-0 y la incertidumbre se prolongaba.

En el inicio del segundo tiempo fueron expulsados Montenegro y Gareca, lo que obligó a Veira a sacar a Alfaro para poner a Rubén Darío Gómez y rearmar la defensa. Pero a los 23 minutos de la etapa final, otra vez apareció Funes para fusilar a Falcioni y poner el 1-0 que aseguró la vuelta olímpica. Ramón Centurión fue el goleador de River en aquella Libertadores, pero el Búfalo fue titular en los dos partidos contra América de Cali y facturó en ambos. Así su nombre quedó grabado para siempre en la historia millonaria.

Comentarios