Internacional

La desaparición de un club por el coronavirus y la corrupción: Se declaró en bancarrota el Tianjin Tianhai de China

Con la compañía que lo financiaba atravesando graves denuncias y una situación de incertidumbre ante la falta de actividad futbolística por la pandemia, el club cesó sus operaciones y decidió disolverse
 

Aunque era esperable por el escándalo en el que se vio envuelto desde enero pasado, nunca es agradable anunciar la desaparición de un club de fútbol. Es exactamente lo que acaba de pasarle al Tianhai FC de la ciudad de Tianjin, que se declaró en bancarrota y se disolvió oficialmente tras 14 años de actividad. Había sido fundado el 6 de junio de 2006 como Binhai FC en la ciudad de Honhot, pero desde 2007 se rebautizó Songjiang y mudó sus operaciones a su ubicación histórica y final, en Tianjin.

Esta danza de nombres y sociedades controlantes pasaría a ser habitual para el club a partir de la entrada, en 2015, de la compañía de herbología Quanjian Nature Medicine Group, que tomó las riendas del club en una operación millonaria después de una controversial salida del equipo vecino del Songjiang, el Tianjin TEDA. En aquel momento se acusó a Quanjian de entrometerse en las decisiones dirigenciales del TEDA, lo que precipitó que la empresa rescindiera su acuerdo comercial en junio de 2015.

A partir de la sociedad con Quanjian, el club pasó a tomar el nombre, los colores y el logotipo de la compañía. Además, en 2016 contrató al experimentado entrenador brasileño Vanderlei Luxemburgo y a una serie de jugadores de renombre internacional como el delantero Luis Fabiano, el mediocampista Jádson y la estrella del fútbol chino, el también atacante Sun Ke, que se volvería un símbolo del club. Con este equipo, el Quanjian lograría finalmente el ascenso a la Super League para la temporada 2017.

Los éxitos continuarían con la contratación de Axel Witsel y Alexandre Pato y la clasificación a la Champions League, tras terminar en tercer lugar en su primer año en la Super League. Pero en ese 2018 en el que fueron eliminados en los cuartos de final del torneo continental por el Kashima Antlers japonés, empezaron los problemas para la compañía, que fue acusada en diciembre de publicidad engañosa y marketing ilegal. El presidente del Quanjian Group, Shu Yuhui, fue detenido en enero de 2019.

Sin dueño, la administración del club fue tomada por la Asociación de Fútbol Chino, que lo rebautizó Tianhai. Pero la pandemia del COVID-19 y la crisis económica hicieron que no pudiera pagar los sueldos por tres meses, y la situación se hizo tan precaria que se decidió declarar la bancarrota de la institución. Es el primer club de la Super League en cerrar sus puertas tras la postergación de la temporada que debió comenzar el 22 de febrero. Será reemplazado por el Shenzhen FC, que había descendido.

Comentarios