Internacional

La decisión de la NBA en medio de la pandemia: le bajó un 25% el sueldo a los jugadores

En una decisión inédita, la liga y el sindicato de jugadores decidieron retener un cuarto de los salarios de los basquetbolistas a partir del 15 de mayo

Mientras trabaja en un plan para recomponer su temporada, detenida abruptamente el 11 de marzo pasado debido a la pandemia del coronavirus, la NBA debe enfrentarse a un panorama económico muy complejo. La postergación de partidos no sólo altera los calendarios, sino que también ocasiona fuertes pérdidas para todos los involucrados. Que el clima general sea de incertidumbre respecto a las posibilidades de poner una fecha para la vuelta a las canchas tampoco ayuda a la resolución de este problema.

El viernes, tras la reunión virtual de la Junta de Gobernadores que dirige la liga, el comisionado Adam Silver dejó un panorama complicado para los que pensaban que el juego podría volver en poco tiempo. “Basándonos en los reportes que hemos recibido de parte de los expertos, tanto externos como actuales servidores públicos, no estamos en una posición que nos permita tomar una decisión, y no está claro cuándo lo estaremos”, afirmó Silver. “Todavía hay mucha incertidumbre como para dar precisiones”.

“Sé que es frustrante para todos que no pueda responder esta pregunta”, continuó el comisionado. “Todavía hay mucha incertidumbre, y todo cambia muy rápido, así que puede que estemos en una posición muy distinta en unas semanas. Justamente por eso dije a comienzos de mes que estaba seguro de que no íbamos a poder tomar una decisión en abril”, recordó. “Y quiero aclarar que eso no quiere decir que sí podamos hacerlo el 1º de mayo”. Pero la NBA sí tomó otra decisión en estos días.

En un acuerdo con la NBPA (sigla en inglés de la unión de jugadores profesionales) la liga acordó una reducción del 25% de los sueldos de los basquetbolistas a partir del 15 de mayo, en vistas a la posibilidad de cancelación de los partidos que restan de la temporada regular. Si esto ocurriera, se dispararía automáticamente una cláusula estándar en los contratos llamada “de fuerza mayor“ por la que se les retendría un 1% de su salario por partido cancelado. Esta medida busca morigerar ese impacto.

Si la temporada se reiniciara normalmente, algo que no se sabría antes de junio próximo, ese dinero regresará a las cuentas de los jugadores. Pero si la NBA decidiera cancelar juegos, los equipos podrán disponer del porcentaje correspondiente a retener de antemano, mientras los basquetbolistas de todos modos recibirían al menos parte de lo que no se les pagará a partir del 15 de mayo. Si se suspenden partidos, los jugadores podrían perder hasta un 26% de sus salarios previstos para esta temporada.

Comentarios