Internacional

La NBA, de luto por la muerte de la mamá de Karl-Anthony Towns

Jacqueline Cruz-Towns, que había sido diagnosticada con coronavirus en marzo pasado, falleció a los 58 años en una clínica de New Jersey, donde vivía. El jugador de Minnesota Timberwolves había confirmado la enfermedad de su madre en un post de Instagram

Había sido una de las historias que se habían vuelto símbolo de la relación entre el avance de la pandemia del COVID-19 a nivel mundial, el deporte y la salud pública. En medio de la suspensión obligada de la NBA a partir del diagnóstico positivo de uno de sus jugadores, el francés Rudy Gobert, y los sucesivos cuidados que la situación demandaba, una de las jóvenes estrellas de la liga contaba una dolorosa circunstancia que lo tocaba muy de cerca y ponía de manifiesto la expansión de la emergencia.

El 25 de marzo pasado, en un emotivo video publicado en su cuenta de Instagram, el pivot de Minnesota Timberwolves Karl-Anthony Towns le revelaba al mundo que cuando volvió de Minneapolis a su New Jersey natal para encarar el aislamiento social al que lo había obligado la NBA se encontró con una realidad muy dura: su propia madre, Jacqueline Cruz-Towns, se encontraba afectada por el coronavirus. En la misma publicación, Towns revelaba que su padre también había sido diagnosticado positivo del virus.

Pero a diferencia de él, que fue enviado a su casa una vez recuperado para respetar la cuarentena obligatoria, la madre de Towns no respondía al tratamiento, y había sido colocada en un respirador en estado de coma inducido para facilitar su tratamiento posterior. La gravedad de su cuadro llevó a que Jacqueline Cruz-Towns, que había sido parte del departamento médico de la universidad de Rutgers, atravesara casi un mes de terapia intensiva que terminó con su muerte en horas del lunes, a los 58 años.

La familia Towns despidió a su madre con un comunicado. “Jackie era la matriarca de la familia y una fuente inagotable de energía; pujante, protectora y muy cariñosa, dejó una marca en todos los que la conocieron. Su pasión era palpable, y su fuerza vital nunca podrá ser reemplazada”, relataron. “La familia agradece profundamente todas las muestras de amor recibidas y expresa su gratitud a los guerreros del Centro Médico Penn Presbyterian y el Centro Médico JFK, que lucharon por ella día y noche”.

Los Minnesota Timberwolves despidieron a Cruz-Towns en una comunicación oficial en la que la describieron como la fanática número uno de su hijo. “Jackie era una fuente de energía permanente para Karl-Anthony, y era una figura querida por toda la organización y el personal del Target Center por el apoyo que le demostraba a su hijo y a la franquicia”, afirmaron. “La liga, sus equipos y jugadores se han unido en su apoyo a Jackie y Karl y estamos agradecidos de ser parte de la gran familia NBA”.

Comentarios